Ir al contenido principal

¿Por qué me gusta Jeanette Winterson?

Dirijo un club literario en la Biblioteca Municipal del lugar donde vivo. Es fabuloso compartir lo que lees con otros lectores, cada uno de su padre y de su madre, literariamente hablando y también en sus experiencias y emociones. Está formado sobre todo por mujeres, una amplia mayoría (tan solo un 5% son hombres), lo cual constituye una paradoja si tenemos en cuenta que en los últimos seis meses, de octubre de 2015 a abril de 2016, del estudio de dieciséis sellos editoriales que he realizado para la tesis que defenderé como Trabajo de fin de grado, entre los que se incluyen los de mayor volumen de facturación según el INE y la Federación del Gremio de Editores de España y los que más títulos publican al año, he llegado a la conclusión de que se publica un 66 % de títulos escritos por hombres frente al 33 % restante que han sido escritos por autoras. Nosotras leemos más, al menos ficción, pero ellos publican mayoritariamente. En algunos sellos, además, la diferencia es brutal: Tusquets, por ejemplo, en los últimos seis meses, publica treinta y tres libros escritos por hombres y tan solo tres corresponden a mujeres (y una de ellas es Almudena Grandes) con lo que tiene tan solo un 9% de autoras en su catálogo (véase aquí).  En el lado contrario, destaca Lumen (con un 55,17%).

Así pues, no resulta extraño que la crítica especializada elija mayoritariamente publicaciones de hombres para sus reseñas o que en la Real Academia de la Lengua no haya apenas mujeres, o que solo cuatro hayan recibido el Cervantes: estos datos son de ahora mismo, en la actualidad, no de hace cincuenta años. Por esta razón, en mis lecturas últimamente estoy centrándome más en mujeres: deseo profundizar en su literatura, con la intención de comprobar que este olvido no es azaroso. Siempre tuve entre mis lecturas favoritas a las escritas por mujeres (Matute, Martín Gaite, Grandes, Oates, Ferrante), pero solo en los últimos años estoy descubriendo de forma consciente a otras que me están apasionando (Mazzantini, Poniatwoska, Zambrano, Atwood, Iris Murdoch...). Y hace poco llegué a Winterson y propuse su novela "La pasión" como lectura para el club.

Jeanette Winterson es una autora especial, la crítica la califica como la mejor autora británica contemporánea, digna sucesora de Virginia Wood. Que la crítica afirme esto de ella no significa nada: basta con que, al empezar a publicar, a algún genio del marketing se le ocurra decir que eres la viva imagen literaria de Ana María Matute, para que la imagen fluya. Siempre hay que confirmar lo que otros dicen y eso he hecho yo con Winterson. Posmoderna sí es, sus novelas son fragmentarias, llenas de saltos al pasado y al futuro, de aforismos, símbolos y elementos. Si no la conocéis, os la recomiendo, porque me estoy dando cuenta de algo que se me había pasado desapercibido entre la vida: que me gusta muchísimo la literatura escrita por mujeres, que me gusta ser mujer y escribir con sensibilidad, que no ñoñería, porque esta palabra la han inventado algunos para desprestigiar esa forma de vivir y de sentir que a muchos seres humanos nos caracteriza.

Que paséis un miércoles estupendo. Que esto son instantes.

La fotografía, llena de sensibilidad, es del estupendo fotógrafo Nick Kenrick.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Novela "Escrita en tu nombre": primer capítulo

Capítulo I


Por fin conseguí tocarlo. Qué duro, hacía tiempo que no tocaba nada tan duro. Tal y como me lo había imaginado la primera vez que lo vi aparecer con sus pantalones negros deliciosamente ajustados y su sudadera gris, ceñida de necesidad, por la destartalada puerta del gimnasio. Duro como una piedra pero con probabilidad homosexual, tan de moda últimamente. Eso pensé, aunque esa opinión no fuera propia de mí: Malena para quienes más me quieren, Magda para algunos durante demasiado tiempo, Magdalena según mi partida de nacimiento y solo yo para mí misma. Y es que hacía mucho que yo no era yo misma. Gracias por haberte encontrado aun después de tanto tiempo. Sí, gracias por permitirte sentir, al fin.
Debe de ser la placidez que me invade después de haberme acostado con él. Tiene que ser eso, la enajenación postcoito, la felicidad inmoral que transpira cada célula tras haber follado, como diría sin vacilar mi querida Laura. Hasta escritoras con premios Planeta emplean la palabr…

Reseña de la novela "Escrita en tu nombre"

Quizás el destino lleva a encontrarse a Malena, una mujer divorciada que descubre que puede ser amada, y a Omid, un iraní exiliado que descubre que puede amar. Pero él es demasiado perfecto para ser de ella y ella demasiado insegura para creerse de él. Y ambos viven atormentados: él porque siente que debía haber muerto cuando consiguió escapar de su país a través de la frontera con Turquía, durante la cruenta guerra contra Irak; ella porque cree que jamás podrá ser feliz. Y tal vez será de nuevo el destino el que demuestre su existencia cuando la vida de ambos parezca estar escrita en sus nombres.

Además de las suyas, en "Escrita en tu nombre" se narran otras historias de desengaños y segundas oportunidades, de superación y muchísima esperanza. En ellas se muestra a seres humanos rebelándose contra aquello a lo que parecen predestinados; luchando contra la sensación de que todo lo que son, sus elecciones, sus anhelos y hasta sus nombres, les encamina sin remedio hacia una s…

Hoy he visto llorar a un niño con TDA

Salía de clase detrás de sus compañeros pero, a diferencia de ellos, él no llevaba puesto un mono de esquiar ni los mofletes rojos del sol ni el pelo enmarañado del aire frío de la sierra. Él llevaba puestas unas lágrimas claras y dolorosas de niño rechazado, al que le han prohibido ir a la excursión como los demás niños de su clase, como los "normales".

Tengo que explicar que, para mí, Sergio es un niño normal aunque, en realidad, no lo sea: es un niño empático e inteligente como pocos, de los que se quitan su chaqueta y se la ofrecen a su amigo si se dan cuenta de que tiene frío. Lo sé además porque le doy clase de inglés, junto a algunos otros amigos de mi hija, compañeros todos del colegio. En el sistema educativo actual, él, por sufrir el denominado Trastorno de Déficit de Atención, está catalogado como un niño con necesidades educativas especiales. Sin embargo, en mi clase, él es el que mejor se porta, quizás porque le quiero mucho y él me quiere a mí, y eso, él tan l…