Ir al contenido principal

Dime qué lees



Eso me preguntan muchas veces mis lectores. La respuesta es larga. Leo de todo y a todos. Y nunca imaginé que aquellas lecturas de las pegajosas tardes de verano sin nada que hacer (vivía en un pueblo de Madrid donde solo había renacuajos en las fuentes y en las fuentes nos bañábamos), poblarían luego mis novelas. Ahora es obvio, eres lo que lees, literariamente. Y yo leía los libros más gordos o los que salían antes en versión barata, cuanto más, mejor, para que el viaje a la biblioteca o el dinero que mi madre se gastaba se estirara. Así descubrí a los realistas rusos (aún conservo las obras de Dovstoieski en tapa dura por apenas trescientas pesetas), a Tolstoi, a los franceses más grandes... Pero enseguida llegué a otras lecturas más pequeñas. Mi madre me apagaba la luz cuando ella se iba a la cama y yo esperaba a que se durmiera y entonces volvía a encenderla con Matute, Víctor Hugo, Lucy Moude Montgomery, Jane Austen, Carmen Martín Gaite... También leí, y mucho, a Stephen King, en la universidad lo leía todo el mundo, los ingenieros son así, con la cabeza tan en su sitio que luego necesitan que les hagan imaginar a golpe de fantasía macabra.

    Después, a medida que fue creciendo y dejando atrás aquellas fuentes (las de los renacuajos), y sobre todo desde que empecé a estudiar Humanidades ya de adulta, descubrí los autores que leo sabiendo lo que leo. Han llegado para quedarse. Incluso ahora, Ana María Matute sigue siendo de mis preferidas, cada uno de sus párrafos me gustaría haberlo escrito yo; cuando me pierdo, vuelvo a ella. Pero se le han unido muchas: Elsa Morante, Ángeles Mastretta, Carol Joyce Oates, Jeanette Winterson, Clarice Lispector, Margaret Atwood, Margaret Mazzantini, Simone de Beauvoir. ¿Y por qué ahora me interesan estas mujeres? Del mismo modo que me interesa la vida, porque soy mujer y me doy cuenta de que me acerqué a la escritura porque quiero saber más sobre lo que soy y cómo soy, y todas ellas reflejan ese universo femenino que me encuentro descubriendo cada día. Y a través de lectura avanzas en ese despertar imprescindible.

      También me pregunto por qué no supe de ellas antes. No todas son actuales y muchas eran invisibles. Casi igual que ahora. Resulta patético comprobar cómo las escritoras siguen siendo ninguneadas, apenas citadas, apenas criticadas, apenas valoradas; ¿cuántos libros de escritoras son de lectura obligatoria en el instituto? No es que esté a favor de obligar a un adolescente a leerse El Quijote, pero sorprende que no existan muchos equivalentes femeninos. A pesar de que las lectoras son mayoría (muy interesantes al respecto, por ejemplo, son este estudio o este otro). La respuesta es complejísima, aunque fácil de imaginar.
     
   ¿Me descubres tú también algún autor que te apasione?

Comentarios

  1. He dado un paseo por este rinconcito, muy ameno. Con gusto me suscribo. ¡Buenas lunas!

    ResponderEliminar
  2. Como destacas sobre todo a autoras, me quedo con ellas y me apasiona Almudena Grandes, Gloria Fuertes, Mary Shelley, Gabriela Mistral, Matute, Gaite, Laforet, Rosa Montero, Alejandra Pizarnik, Austen, Oates...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Bienvenido, Hale. Margari, puedes poner a hombres, por supuesto. Yo, últimamente, ha dado la casualidad de que he descubierto más a mujeres, investigando en eso de la literatura femenina que creo que no existe (o Maxwell escribiría lo mismo que Lispector), pero tengo autores favoritos también: Wadji Mouawad, Gregor von Rezzori, Márquez, Cartarescu o Mendoza.

    Por cierto, "Frankenstein" es una de mis novelas favoritas. Me encanta esa historia y sus significados. Shelley era la hija de Mary Wollstonecraft, que fue una de las precursoras del feminismo, y murió al nacer ella.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. ¡Ah!, y Grandes también me gusta mucho. Pero no la he descubierto ahora, la tenía ya descubierta mucho antes, aunque no fue de mis primeras lecturas, empezó a escribir en 1989. A Pizarnik no la conozco, habrá que ponerle remedio.

    ResponderEliminar
  5. ¿Te puedes creer que aún no me he estrenado con Ana María Matute? A ver si le pongo remedio pero ya mismo, qué desastre... Ya que mencionas autores rusos, a los clásicos por supuesto los he leído a casi todos (a algunos incluso en versión original, cuando iba a clases de ruso), pero hace dos o tres años descubrí a un Aksiónov que hasta entonces era totalmente desconocido para mí; su "Una saga moscovita" me encantó.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Novela "Escrita en tu nombre": primer capítulo

Capítulo I


Por fin conseguí tocarlo. Qué duro, hacía tiempo que no tocaba nada tan duro. Tal y como me lo había imaginado la primera vez que lo vi aparecer con sus pantalones negros deliciosamente ajustados y su sudadera gris, ceñida de necesidad, por la destartalada puerta del gimnasio. Duro como una piedra pero con probabilidad homosexual, tan de moda últimamente. Eso pensé, aunque esa opinión no fuera propia de mí: Malena para quienes más me quieren, Magda para algunos durante demasiado tiempo, Magdalena según mi partida de nacimiento y solo yo para mí misma. Y es que hacía mucho que yo no era yo misma. Gracias por haberte encontrado aun después de tanto tiempo. Sí, gracias por permitirte sentir, al fin.
Debe de ser la placidez que me invade después de haberme acostado con él. Tiene que ser eso, la enajenación postcoito, la felicidad inmoral que transpira cada célula tras haber follado, como diría sin vacilar mi querida Laura. Hasta escritoras con premios Planeta emplean la palabr…

Reseña de la novela "Escrita en tu nombre"

Quizás el destino lleva a encontrarse a Malena, una mujer divorciada que descubre que puede ser amada, y a Omid, un iraní exiliado que descubre que puede amar. Pero él es demasiado perfecto para ser de ella y ella demasiado insegura para creerse de él. Y ambos viven atormentados: él porque siente que debía haber muerto cuando consiguió escapar de su país a través de la frontera con Turquía, durante la cruenta guerra contra Irak; ella porque cree que jamás podrá ser feliz. Y tal vez será de nuevo el destino el que demuestre su existencia cuando la vida de ambos parezca estar escrita en sus nombres.

Además de las suyas, en "Escrita en tu nombre" se narran otras historias de desengaños y segundas oportunidades, de superación y muchísima esperanza. En ellas se muestra a seres humanos rebelándose contra aquello a lo que parecen predestinados; luchando contra la sensación de que todo lo que son, sus elecciones, sus anhelos y hasta sus nombres, les encamina sin remedio hacia una s…

Hoy he visto llorar a un niño con TDA

Salía de clase detrás de sus compañeros pero, a diferencia de ellos, él no llevaba puesto un mono de esquiar ni los mofletes rojos del sol ni el pelo enmarañado del aire frío de la sierra. Él llevaba puestas unas lágrimas claras y dolorosas de niño rechazado, al que le han prohibido ir a la excursión como los demás niños de su clase, como los "normales".

Tengo que explicar que, para mí, Sergio es un niño normal aunque, en realidad, no lo sea: es un niño empático e inteligente como pocos, de los que se quitan su chaqueta y se la ofrecen a su amigo si se dan cuenta de que tiene frío. Lo sé además porque le doy clase de inglés, junto a algunos otros amigos de mi hija, compañeros todos del colegio. En el sistema educativo actual, él, por sufrir el denominado Trastorno de Déficit de Atención, está catalogado como un niño con necesidades educativas especiales. Sin embargo, en mi clase, él es el que mejor se porta, quizás porque le quiero mucho y él me quiere a mí, y eso, él tan l…