Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2015

La tierra baldía, T. S. Eliot

Ando mal de los nervios esta noche. Sí, mal. Quédate conmigo. Háblame. ¿Por qué nunca me hablas? Habla. En qué estás pensando? ¿Qué piensas? ¿Qué? Nunca sé lo que piensas. Piensa Pienso que estamos en el corredor de las ratas donde los hombres muertos perdieron su huesos. O bien: ¿Eres realmente una tonta, le dije. Bien, si Albert no te deja tranquila, ahí lo tienes, ¿si no quieres tener hijos para qué te casas?
Estos son versos elegidos al azar. Simplemente los uso para intentar demostrar que leer Tierra Baldía es la pura posmodernidad, o lo que le sigue. En su momento, rompió con la tradición poética pero aún hoy esa tradición continúa rota. No ha conseguido pegar sus fragmentos todavía:
En este arruinado agujero entre montañas,  a la leve luz de la luna, la hierba canta sobre tumbas caídas, en torno a la capilla está la capilla desierta, que sólo el viento habita. No tiene ventanas y la puerta balancea, los huesos secos no dañan a nadie. Tan sólo un gallo sobre la viga mayor qui q…

Arabia y Los muertos

James Joyce nació el 2 de febrero de 1882, en un suburbio de Dublín. Dicen de su obra que a través de ella podría haberse reconstruido la Irlanda de finales del XIX. También dicen que estaba construida de ritos, juegos lingüísticos, religión y que su mundo era rico, a pesar de que fue un niño sin recursos, proveniente de una familia numerosa con un padre divertido e imaginativo pero algo borracho, y su experiencia vital imprimiría en él ese aire naturalista, de "dibujo preciso". Dublineses (Dubliners) fue publicada en 1914. Después, en la revista The Egoist, publicó Retrato del artista adolescente, que vería también la luz en libro en 1916. El Ulysses  se publicó en 1922 y a partir del año siguiente trabajó en Finnegans Wake, que publicó en 1939. Joyce escribió poesía, sin embargo no es innovadora. Su única obra de teatro fue Exiliados, algo más interesante, influida por Ibsen. Los dos cuentos comentados forman parte de la colección Dublineses que recurren de un modo u otro…