Ir al contenido principal

Un velo sobre los ojos




¿Qué tienen los escritores que me gustan? Una mirada propia. Un mundo interior rico y una forma de expresarlo diferente. Y si, cuando hablan, esa singularidad no se les ve de algún modo, me resultan impostores. Eso me pasó en Getafe Negro con algunos, sobre todo con tres mujeres. Me dio la sensación de que no debían estar allí, que no eran lo que querían parecer. Su discurso me dio la sensación de simular un simple "postureo" fácilmente desenmascarable.

Pero me resulta muy curioso que eso me pasara justamente con mujeres y no con ningún hombre. Ayer asistí de refilón a una discusión entre Lorenzo Silva, comisario del festival de novela negra que ha concluido hace una semana, y Laura Freixas, escritora, editora, ensayista, etc., en Twitter a propósito de una mesa de las de Getafe Negro en la que uno de los invitados, David Becerra (crítico literario y ensayista), criticaba que no hubiera ninguna mujer en dicha mesa. Yo asistí a muchas de las mesas del festival y puedo confirmar que la presencia de mujeres era amplia, mucho más de lo que suele ser habitual en cualquier otro ámbito profesional o cultural, quizá de un 40% frente a la masculina. Pero todo esto viene a cuento por mi siguiente pregunta: si yo misma vi en ellas mucho más que en ellos esa "impostura", esa falta de preparación ante un tema determinado para el que fueron invitadas a hablar, mientras que ellos me resultaron más brillantes, ¿es que estamos programados para eso? ¿Somos siempre más críticos con las mujeres? ¿Estamos acostumbradas a minusvalorarnos a nosotras mismas? ¿O fue una percepción realista y no quiero aceptarla por el hecho de ser también una mujer? 

Dice Jenn Díaz hoy en un artículo de Jot Down Magazine que las mujeres que destacan son invisibles. Las sociedad las invisibiliza resaltando siempre su cualidad de madres o cualquier otra que no sea alguna con relevancia en un mundo de hombres. Me resisto a creer que eso sigue siendo así pero me encuentro yo misma juzgando inferiores en su discurso precisamente a algunas mujeres, ¿por qué? ¿Fueron realmente en esas mesas menos lúcidas que los hombres o lo parecieron porque los temas de los que tenían que hablar se circunscribían más al ámbito femenino? No lo sé pero desde hoy estaré más atenta a mis propios prejuicios. Es imprescindible para acabar con esa invisibilidad de la que habla Jenn. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Novela "Escrita en tu nombre": primer capítulo

Capítulo I


Por fin conseguí tocarlo. Qué duro, hacía tiempo que no tocaba nada tan duro. Tal y como me lo había imaginado la primera vez que lo vi aparecer con sus pantalones negros deliciosamente ajustados y su sudadera gris, ceñida de necesidad, por la destartalada puerta del gimnasio. Duro como una piedra pero con probabilidad homosexual, tan de moda últimamente. Eso pensé, aunque esa opinión no fuera propia de mí: Malena para quienes más me quieren, Magda para algunos durante demasiado tiempo, Magdalena según mi partida de nacimiento y solo yo para mí misma. Y es que hacía mucho que yo no era yo misma. Gracias por haberte encontrado aun después de tanto tiempo. Sí, gracias por permitirte sentir, al fin.
Debe de ser la placidez que me invade después de haberme acostado con él. Tiene que ser eso, la enajenación postcoito, la felicidad inmoral que transpira cada célula tras haber follado, como diría sin vacilar mi querida Laura. Hasta escritoras con premios Planeta emplean la palabr…

Reseña de la novela "Escrita en tu nombre"

Quizás el destino lleva a encontrarse a Malena, una mujer divorciada que descubre que puede ser amada, y a Omid, un iraní exiliado que descubre que puede amar. Pero él es demasiado perfecto para ser de ella y ella demasiado insegura para creerse de él. Y ambos viven atormentados: él porque siente que debía haber muerto cuando consiguió escapar de su país a través de la frontera con Turquía, durante la cruenta guerra contra Irak; ella porque cree que jamás podrá ser feliz. Y tal vez será de nuevo el destino el que demuestre su existencia cuando la vida de ambos parezca estar escrita en sus nombres.

Además de las suyas, en "Escrita en tu nombre" se narran otras historias de desengaños y segundas oportunidades, de superación y muchísima esperanza. En ellas se muestra a seres humanos rebelándose contra aquello a lo que parecen predestinados; luchando contra la sensación de que todo lo que son, sus elecciones, sus anhelos y hasta sus nombres, les encamina sin remedio hacia una s…

Lo subliterario y la literatura literaria

Ando yo investigando últimamente esto de la subliteratura. Resulta que la literatura emocional tiene una connotación entre los entendidos que a mí se me escapaba. Al parecer, he usado un término sin tener consciencia de todos los colores que evoca.
Según dice Umberto Eco en su obra «La estructura del mal gusto», el término peyorativo Kitsch o literatura de masas (según la wiki, el arte considerado como una copia inferior de un estilo existente) se define como «comunicación que tiende a la provocación del efecto». Hay que ver qué poco se diferencia de lo que yo consideraba literatura emocional y que proclamaba como una de las aristas de mi escritura. Por eso, he de delimitar exactamente la diferencia entre la literatura que yo deseo hacer y esta subliteratura que denostan los eruditos. Este tipo de publicaciones se asocian a la industria de la cultura, al consumo masivo. Y su clasificación y su crítica genera no poca controversia. Pero lo que a mí me interesa realmente es responder a …