Ir al contenido principal

Presentación de largo de «La marca de la luna»

DOSSIER DE PRENSA
 
Un desafío al destino, una lucha por encontrar siempre la luz

Cuando el realismo mágico se acopla de manera poéticamente milimetrada al marco histórico donde se desarrolla la trama, y a unos personajes impactantes y emotivos, el resultado no puede ser otro que una novela arrebatadora, preciosista y llena de magia como la de Amelia Noguera. Con un lenguaje
estudiado, provocador y cargado de imágenes, La marca de la luna se convierte en una historia que logra algo ciertamente difícil: alcanzar ese poderoso y apreciado magnetismo capaz de atrapar al lector desde sus comienzos, en cada página, tras la profunda personalidad de cada personaje. Una vez embarcado en el fascinante viaje que la autora propone, ya solo será cuestión de dejarse llevar por su fuerza y luminosa armonía... atrapado quizás por los hilos de un sortilegio, por el influjo impetuoso de una atractiva y enigmática hechicera india: 
«Mi abuela Asha me había repetido muchas veces, sin que yo hubiera sabido apenas de qué me hablaba, las limitaciones de mi magia: jamás debía ir contra las Leyes del Universo, tampoco actuar en mi propio beneficio ni emplear mi sabiduría en dañar de gravedad a nadie. Si transgredía esas normas inmutables de mi poder, tal vez sería castigada, empezaría a funcionarme al revés o dejaría de demostrar eficacia; nunca se podía saber bien hasta que ocurría».
 
En la década de 1920, nace Lila en una pequeña aldea de Jaipur. Vino al mundo con la marca de una media luna plateada por encima del vientre, una mancha clara que, al igual que a su abuela Asha y a su madre Barathi, la identificaba como una descendiente más en la larga estirpe de las respetadas brujas de la luna plateada. Mujeres que solo engendran mujeres y que, contando con el favor de los dioses, son capaces no solo de ver los espíritus y entrar en comunicación con ellos, sino también de avanzar acontecimientos. De igual manera saben del poder de las especias, los mantras, las piedras y otros muchos conocimientos no accesibles a los seres normales. Pero en el momento de su nacimiento la pequeña Lila no solo debe cargar con la muerte de su madre, fallecida durante el parto, sino con una pesada y terrible maldición que le ha impuesto la vieja Neeja:  
«Jamás amarás. El rostro del hombre al que empieces a mirar con amor será desfigurado por las cuchilladas atroces de la muerte».
 
Y, por la fuerza de la costumbre, Lila habría estado condenada a morir por el mero hecho de haber nacido niña, pero Asha intercede ante su consuegra para que le perdone la vida y la deje vivir con ella.
«La esperanza florecerá en un país extraño, al darte en vida a un forastero que consiga reflejarse en el espejo de tu alma»

Con ese mantra la vieja pretenderá vencer el original maleficio y criar a su nieta en las costumbres y ciencias que rigen el mundo de la magia. Desde el primer momento Asha se encargará de guiar a la niña en su educación espiritual, en el respeto y en el amor. Al mismo tiempo que avanza en su adoración a los dioses y el aprendizaje de encantamientos, Lila ayuda a su abuela en las labores de comercio que desempeña en el bazar.
 
Pero el destino, que gusta de jugar con las ilusiones y las esperanzas, hizo que Lila se cruzara en la vida de Noa, una niña checa de su misma edad que estaba con su familia de paso por Jaipur. Su padre, Fernando, un recto abogado de origen español, se encontraba en la India cazando tigres y explorando nuevas vías de negocio. Así, mientras que Katerina, madre de Noa, quedaba rápidamente prendada y encantada con la amistad entre las dos muchachas, Gabriel, su hijo varón, se mostraba bastante más reacio a esa cercanía.
 
Diez años más tarde, en Praga, en una Europa cada vez más insuflada de las ideas nazis de Hitler y centro neurálgico de las operaciones de los Embajadores republicanos y rebeldes durante la Guerra Civil española fuera de su país, Lila emprende una nueva vida repleta de experiencias y acontecimientos que cambiarán el rumbo de la Historia y el destino de quienes la rodean. Sin embargo, ella seguirá conservando sus poderes mágicos y ese talento para ponerse en el lugar de las personas. Su capacidad para amar se ha mantenido intacta.

La nieve y los pétalos de rosa.
Cuando los hechos advierten que el temor a la muerte y el miedo a la vida van a la par.

Narrada en primera persona, La bruja de la luna plateada se convierte en una exaltación de la magia que esconde el ser humano, de la pasión por vivir, por sentir, por amar. Lila cuenta la historia de su vida a modo de emotiva y alentadora película, como si de una sucesión inolvidable de momentos se tratase. El lector que desde el primer momento ha conseguido empatizar con la protagonista, solo tiene que acompañarla en su devenir por el mundo para entender sus reflexiones, dudas y decisiones más cruciales. Es entonces cuando los encantamientos y visiones que forman parte de ese universo tan personal y fantástico que rodea a Lila, encajan perfectamente con la construcción histórica que la autora hace de la alterada Europa de mediados del siglo pasado.
 
Novela de gran plasticidad e importantes giros dramáticos, denota un trabajo minucioso de documentación e investigación tanto histórica como etnológica. 
«Sabía que todo lo que ocurría en el universo tenía una causa y una consecuencia, absolutamente todo. Las acciones mejor intencionadas y las más rastreras. Y yo solo había querido ayudarla pero ahora también era culpable de esa tristeza extraordinaria que sus ojos dejaban ver como pozos oscuros».
 
De la India mísera y enferma a la Europa convulsa –concretamente Checoslovaquia– en puertas de una guerra. De la pobreza y el hambre, a los colegios de pago. De las costumbres arraigadas y excluyentes, a la libertad de una sociedad cada vez más abierta... De los saris a la falda y la camisa. Del trabajo obligatorio y relegado de la mujer, a los estudios académicos y la Universidad. De Lila a la nueva Noa:  
«En este país, las niñas de familias como la nuestra no trabajan para sobrevivir; solo se educan y se preparan para ser buenas esposas y madres, y muy pocas se dedican a otra cosa, aunque tal vez tú lo desees, cuando te llegue el momento».  
 Sin embargo, hasta la mayor impostura es capaz de cruzar océanos, y siempre hay alguien capaz de traicionar las más nobles formas de la familia y la felicidad, para sembrar la desazón y el miedo. 
«Porque Armando, además de traficante de armas, ladrón y lo que hiciera falta, era pintor y un enamorado incorregible de lo bello y yo era la mujer con la belleza más rara y enigmática de todas las que había conocido en mucho tiempo. De inmediato se sintió atrapado».

Lila ha ido creciendo al ritmo tembloroso de los tiempos. Se ha convertido en una atractiva joven que observa desde la distancia la guerra de España como preocupante preámbulo de lo que vendrá después. Ni la legación española venida a la ciudad, ni los esfuerzos de otros destacados embajadores republicanos, llegarán a cuajar en la consecución de una ayuda que permitiese el mantenimiento de las bases democráticas del país. Y aunque las fuerzas no flaqueen, sin embargo, la convicción con que se inician todas las batallas también puede tornarse en una pérdida de ilusiones y fe... Efectos de la guerra. Las circunstancias hacen que Sevilla sea el nuevo destino en la vida de Lila, de una mujer que muestra a todas luces la necesidad que todos los humanos tienen de amar y de sentirse amados, aun a pesar de una maldición que pueda llegar a impedirlo.  
«Llega usted a su nueva vida. Aprovéchela».
 «Esto no está siendo lo que parecía que iba a ser, lo que yo siempre había creído. Esta guerra no ha servido para que los hombres de bien volvieran a tomar las riendas. Ha habido muchos hombres de bien que se han quedado por el camino y otros muchos con mala idea que se han apalancado para quedarse. Pero supongo que eso será inevitable».
 Combinar el exotismo y la magia interior de las tradiciones culturales indias, con la historia más flagrante de Europa –de España–, no es tarea fácil. Noguera consigue hacerlo con la credibilidad y la tenaz destreza de los buenos contadores de historias. Pero dominar el arte de contar implica además adentrarse en los vaivenes del corazón humano, de sus inseguridades y misterios, y eso es algo que ella maneja a la perfección. Su novela se hará perenne en la memoria del lector, y la marca de La marca de la luna, un estigma que seguramente alentará nuevas lecturas, nuevas aventuras narrativas de una autora cuya solidez indica que está dispuesta a quedarse.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Novela "Escrita en tu nombre": primer capítulo

Capítulo I


Por fin conseguí tocarlo. Qué duro, hacía tiempo que no tocaba nada tan duro. Tal y como me lo había imaginado la primera vez que lo vi aparecer con sus pantalones negros deliciosamente ajustados y su sudadera gris, ceñida de necesidad, por la destartalada puerta del gimnasio. Duro como una piedra pero con probabilidad homosexual, tan de moda últimamente. Eso pensé, aunque esa opinión no fuera propia de mí: Malena para quienes más me quieren, Magda para algunos durante demasiado tiempo, Magdalena según mi partida de nacimiento y solo yo para mí misma. Y es que hacía mucho que yo no era yo misma. Gracias por haberte encontrado aun después de tanto tiempo. Sí, gracias por permitirte sentir, al fin.
Debe de ser la placidez que me invade después de haberme acostado con él. Tiene que ser eso, la enajenación postcoito, la felicidad inmoral que transpira cada célula tras haber follado, como diría sin vacilar mi querida Laura. Hasta escritoras con premios Planeta emplean la palabr…

Reseña de la novela "Escrita en tu nombre"

Quizás el destino lleva a encontrarse a Malena, una mujer divorciada que descubre que puede ser amada, y a Omid, un iraní exiliado que descubre que puede amar. Pero él es demasiado perfecto para ser de ella y ella demasiado insegura para creerse de él. Y ambos viven atormentados: él porque siente que debía haber muerto cuando consiguió escapar de su país a través de la frontera con Turquía, durante la cruenta guerra contra Irak; ella porque cree que jamás podrá ser feliz. Y tal vez será de nuevo el destino el que demuestre su existencia cuando la vida de ambos parezca estar escrita en sus nombres.

Además de las suyas, en "Escrita en tu nombre" se narran otras historias de desengaños y segundas oportunidades, de superación y muchísima esperanza. En ellas se muestra a seres humanos rebelándose contra aquello a lo que parecen predestinados; luchando contra la sensación de que todo lo que son, sus elecciones, sus anhelos y hasta sus nombres, les encamina sin remedio hacia una s…

Hoy he visto llorar a un niño con TDA

Salía de clase detrás de sus compañeros pero, a diferencia de ellos, él no llevaba puesto un mono de esquiar ni los mofletes rojos del sol ni el pelo enmarañado del aire frío de la sierra. Él llevaba puestas unas lágrimas claras y dolorosas de niño rechazado, al que le han prohibido ir a la excursión como los demás niños de su clase, como los "normales".

Tengo que explicar que, para mí, Sergio es un niño normal aunque, en realidad, no lo sea: es un niño empático e inteligente como pocos, de los que se quitan su chaqueta y se la ofrecen a su amigo si se dan cuenta de que tiene frío. Lo sé además porque le doy clase de inglés, junto a algunos otros amigos de mi hija, compañeros todos del colegio. En el sistema educativo actual, él, por sufrir el denominado Trastorno de Déficit de Atención, está catalogado como un niño con necesidades educativas especiales. Sin embargo, en mi clase, él es el que mejor se porta, quizás porque le quiero mucho y él me quiere a mí, y eso, él tan l…