Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2014

La marca de la luna: mi nueva novela a punto

«Un desafío al destino, una lucha por encontrar siempre la luz.»
Por fin puedo presentaros al menos una pequeña parte del dossier de prensa de mi nueva novela "La marca de la luna":

«Cuando el realismo mágico se acopla de manera poéticamente milimetrada al marco histórico donde se desarrolla la trama, y a unos personajes impactantes y emotivos, el resultado no  puede ser otro que una novela arrebatadora, preciosista y llena de magia como la de Amelia Noguera. Con un lenguaje estudiado, provocador y cargado de imágenes, La marca de la luna se convierte en una historia que logra algo ciertamente difícil: alcanzar ese poderoso y apreciado magnetismo capaz de atrapar al lector desde sus comienzos, en cada página, tras la profunda personalidad de cada personaje. Una vez embarcado en el fascinante viaje que la autora propone, ya solo será cuestión de dejarse llevar por su fuerza y luminosa armonía... atrapado quizás por los hilos de un sortilegio, por el influjo impetuoso de una…

Primeros capítulos de «La marca de la luna»

A Elena y David; a David y Elena Esta novela trata sobre la igualdad de los seres: hombres y mujeres, orientales y occidentales, creyentes y ateos, católicos e hindúes, pobres y ricos, ignorantes y sabios. Brujas y ángeles.
También trata sobre su única diferencia.
LA INDIA (C. 1920) LA MALDICIÓN Nací una noche en la que los búhos se quedaron ciegos dentro de sus nidos. En cuanto abrí los ojos, de caramelo y jengibre, mi madre cerró para siempre los suyos negros. Yo tampoco había sido concebida varón y el designio de Siva tenía que ser que no viera jamás un anochecer rojizo desvanecerse sobre las aguas de ningún río sagrado. Nadie en la aldea podía recordar cuándo había dejado de ser pecado matar a las recién nacidas hijas y por qué era ley que lo hiciera su propia madre. Pero la mía ya no podría. Después de cubrir con una tela blanca todas las figuras del altar de la casa, me sacrificaría Neeja que, envuelta en su kurtah de seda verde y plata, se afanaba por enderezar las flores para …