Ir al contenido principal

Seguro que tú también conoces a alguien hiperactivo. Te presento mi nueva novela.


Presentar esta novela me resulta difícil. Es una deuda saldada. Algo que tenía ganas de escribir hace muchísimo tiempo. Porque yo quiero a alguien hiperactivo. 

Se escribe por necesidad; de eso estoy segura. No para que te lean ni para hacerte famosa. Yo escribo porque necesito contar cosas. A veces es para dar esperanza, de ahí salió Escrita en tu nombre; otras para denunciar una situación que me repugna y entonces surgió La pintora de estrellas, en la que intento encender una luz para la superación del maltrato; La bruja de la luna plateada trata sobre la naturaleza humana, la tendencia de los seres humanos a ponerse del lado del mal o del bien siempre, incluso sin darnos cuenta, quizás por naturaleza. Ahora he terminado Prométeme que serás delfín. Y esta novela es la que más me ha costado escribir de todas mis obras. Llevo años dándole vueltas, pensando cómo enfocarla, cómo contar una situación real, que sufren muchas familias en sus propias carnes, en su intimidad. También quería hacer una crítica al sistema educativo en su faceta más cruel, la del abandono que somete al que es diferente o no se adapta, sin que los que también lo sufren en primera persona desde sus entrañas, los profesores, se sintieran atacados. Porque ellos también son perjudicados por el abandono al que, desde las administraciones, se ha condenado a la educación pública en los últimos diez años. Espero haberlo conseguido.

Muchas personas conocen a alguien hiperactivo: el hijo de un amigo, un compañero del colegio de tus hijos, la hija de tu jefe. Otros muchos lo tienen en su propia casa. Vivir con una persona hiperactiva significa vivir de otra manera. Y pocos sabemos realmente cuál es esa manera. En realidad, casi nadie más que los que conviven con alguien que padece el trastorno de déficit de atención, con hiperactividad o sin ella, los TDAH, saben bien lo que es, cómo piensa la persona que lo sufre y cómo suelen luchar hasta el infinito ellos y sus familias para salir adelante. Y mucho más ahora cuando todo lo que importa ha dejado de importar a demasiados. Cuando lo público agoniza y lo privado ni está al alcance de todos, ni por su naturaleza de aspiración elitista, casi nunca satisfecha, aporta soluciones para quienes molestan.

Prométeme que serás delfín es una obra muy diferente de mis otras novelas. Quienes me habéis leído ya lo veréis enseguida. Por eso, quiero recalcarlo. No encontraréis un estilo "refinado" como han calificado algunos a mi prosa (otros lo llaman con nombres más feos pero a esos quizás esta nueva novela les guste más, animaos a leerla). Cada tema requiere una forma distinta de narrar, un estilo apropiado, una voz. Tenedlo en cuenta al comenzar a meteros en el universo de Sofía. Aquí no hay ninguna Malena ni ningún Diego. Tampoco está Lila, a quien os presentaré también muy pronto. Pero estoy segura de haber cumplido mi objetivo y que, tras su lectura, cuando veáis a un niño subido a lo más alto de un columpio, gritando como loco, a punto de matarse, pensaréis que, quizá, no lo hace para fastidiar o porque está maleducado. Tal vez lo hace porque le gusta Tchaikosvky.

Ya han dicho de ella que es una novela negra atípica, con tintes de realismo social. Pero también es una novela humanista. Esta es su  sinopsis:

Una profesora de Primaria aparece asesinada en su aula. Tres de sus alumnas, amigas desde siempre e intentando evitar la CATÁSTROFE, deciden  intentar investigar quién ha sido el culpable. ¿Quién querría ver muerta a Adela? La lista es muy larga, pero otro hecho terrible la reduce drásticamente. A través de su mirada de niñas pero con la aguda intuición de la curiosidad infantil, el lector se adentrará en el mundo de Sofía, su amiga hiperactiva que más odiaba a la profesora. También conocerá por ella misma  a su madre, una doctora que vive solo para su hija.
Sin embargo, lo que las amigas descubrirán en su empeño, desearán no haberlo aprendido nunca.

Puedes leer algunos capítulos en la página de compra de Amazon (aquí), pulsando en Descargar fragmento yo, arriba a la derecha. Nunca publico mis novelas con DRM, así que puedes leerla en Kindle, pero también en Ipad, Iphone o cualquier otro dispositivo digital.

Espero que te guste.
Amelia

Comentarios

  1. Tiene muy buena pinta y la portada es preciosa.

    ResponderEliminar
  2. Cómo me tientas con esta novela! Y si hay que criticar a la educación pública en este sentido, ni te cuento a la concertada. Que son los que más rechazan al diferente, los que no ayudan nada a la integración, a la adaptación. Parece que sólo quieren niños modelos.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Estoy deseando leerla. Besos y suerte... ;)

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, en breve os aviso de que está en Amazon. No voy a esperar a ninguna editorial para publicar esta novela.
    Un abrazo,
    Amelia

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante. Cuando esté a la venta sé de alguien a quien seguro le interesa leerla :-D. Gracias.

    ResponderEliminar
  6. ¿Cuándo sale a la venta? Avísame para comprarla

    ResponderEliminar
  7. La novela promete, Amelia. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  8. Creo que no me equivoco si digo que es una novela que ha salido de muy, muy, muy dentro. Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Sí, Concha, salió de muy dentro. En realidad, para poder escribir una novela, tengo que sentirla. Todas empiezan igual: algo me remueve. Luego, me invento cómo contarlo.
    Gracias, Carmen. Sabes que espero tu opinión sobre esta novela con mucho interés.
    Pedro, gracias por el interés y por el apoyo. Espero no defraudarte. Con "Escrita en tu nombre" te convencí, así que, como te dije, será difícil superar esa novela.

    Un beso,
    Amelia

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Novela "Escrita en tu nombre": primer capítulo

Capítulo I


Por fin conseguí tocarlo. Qué duro, hacía tiempo que no tocaba nada tan duro. Tal y como me lo había imaginado la primera vez que lo vi aparecer con sus pantalones negros deliciosamente ajustados y su sudadera gris, ceñida de necesidad, por la destartalada puerta del gimnasio. Duro como una piedra pero con probabilidad homosexual, tan de moda últimamente. Eso pensé, aunque esa opinión no fuera propia de mí: Malena para quienes más me quieren, Magda para algunos durante demasiado tiempo, Magdalena según mi partida de nacimiento y solo yo para mí misma. Y es que hacía mucho que yo no era yo misma. Gracias por haberte encontrado aun después de tanto tiempo. Sí, gracias por permitirte sentir, al fin.
Debe de ser la placidez que me invade después de haberme acostado con él. Tiene que ser eso, la enajenación postcoito, la felicidad inmoral que transpira cada célula tras haber follado, como diría sin vacilar mi querida Laura. Hasta escritoras con premios Planeta emplean la palabr…

Reseña de la novela "Escrita en tu nombre"

Quizás el destino lleva a encontrarse a Malena, una mujer divorciada que descubre que puede ser amada, y a Omid, un iraní exiliado que descubre que puede amar. Pero él es demasiado perfecto para ser de ella y ella demasiado insegura para creerse de él. Y ambos viven atormentados: él porque siente que debía haber muerto cuando consiguió escapar de su país a través de la frontera con Turquía, durante la cruenta guerra contra Irak; ella porque cree que jamás podrá ser feliz. Y tal vez será de nuevo el destino el que demuestre su existencia cuando la vida de ambos parezca estar escrita en sus nombres.

Además de las suyas, en "Escrita en tu nombre" se narran otras historias de desengaños y segundas oportunidades, de superación y muchísima esperanza. En ellas se muestra a seres humanos rebelándose contra aquello a lo que parecen predestinados; luchando contra la sensación de que todo lo que son, sus elecciones, sus anhelos y hasta sus nombres, les encamina sin remedio hacia una s…

Hoy he visto llorar a un niño con TDA

Salía de clase detrás de sus compañeros pero, a diferencia de ellos, él no llevaba puesto un mono de esquiar ni los mofletes rojos del sol ni el pelo enmarañado del aire frío de la sierra. Él llevaba puestas unas lágrimas claras y dolorosas de niño rechazado, al que le han prohibido ir a la excursión como los demás niños de su clase, como los "normales".

Tengo que explicar que, para mí, Sergio es un niño normal aunque, en realidad, no lo sea: es un niño empático e inteligente como pocos, de los que se quitan su chaqueta y se la ofrecen a su amigo si se dan cuenta de que tiene frío. Lo sé además porque le doy clase de inglés, junto a algunos otros amigos de mi hija, compañeros todos del colegio. En el sistema educativo actual, él, por sufrir el denominado Trastorno de Déficit de Atención, está catalogado como un niño con necesidades educativas especiales. Sin embargo, en mi clase, él es el que mejor se porta, quizás porque le quiero mucho y él me quiere a mí, y eso, él tan l…