Ir al contenido principal

Mecanismos internos, de Coetzee: curso avanzado de Teoría literaria


Tengo la suerte de ser una inteligencia inquieta. Solo sé que quiero aprender. Y, en esto de literatura, cada día tengo la sensación de que sé menos. Así que buceé por ahí y pedí opinión a alguien que me parece que sabe mucho sobre las obras maestras. Yo aspiro a escribir una, no lo lograré nunca con toda seguridad, pero en la meta está a veces el camino. Me recomendaron leer los ensayos de Coetzee. En este artículo habla de uno de ellos Vila-Matas. La mejor forma, según me han dicho, de estudiar Teoría literaria no es empezar haciendo un curso de Física cuántica, sino estudiando cómo se producen las fuerzas, ya sabéis, la de aceleración o la centrípeta, que constituyen los cimientos de una obra de arte. Y qué mejor que analizar esas fuerzas bajo el prisma de un escritor como Coetzee. 

Así que tengo deberes: leer las obras que él descuajaringa en su ensayo Mecanismos internos y luego su opinión para ver si me he enterado de algo y, si no, releer buscando ese enfoque. Primer curso académico del master por mi cuenta de Teoría y crítica literaria. 

A ver qué nota saco.

La fotografía es del blog Modernidad y obsolescencia.

Comentarios

  1. No lo entiendo, ¿por qué quieres acabar escribiendo conforme a unos cánones que te hagan poder competir por la publicación de una obra 'maestra'? ¿Qué es para ti una obra maestra, la que enganche al público o aquélla en la que, sin imitar a otros autores, consignas la máxima efectividad a la hora de expresarte? Quizás lo haya entendido mal.

    ResponderEliminar
  2. Muy buena pregunta o preguntas, s.

    A ver... Yo no he dicho que quiera escribir una obra maestra para poder competir por su publicación. Quiero escribirla porque soy perfeccionista. Por genes. No lo puedo evitar. Aspiro a escribir lo mejor que sea capaz. Eso me lleva a querer saber qué se considera una obra maestra, lo que consideran como tal aquellos que en teoría lo han estudiado. Empezar por el ensayo de Coetzee es una especie de atajo para saber cómo escriben aquellos escritores que, en teoría, escriben obras maestras y por qué lo son.

    La segunda pregunta es más fácil porque cada vez que me siento a escribir intento crear una obra maestra (lo intento). Para mí, es imprescindible que lo que escribo reúna al menos dos características: emocionar a una gran parte del público (como tú lo llamas) tanto como para engancharle y que lo que escribí le esté rondando en su cabeza varias semanas después de haberla leído, y tener un significado que vaya más allá de la historia que cuentas. Eso son mis objetivos cuando escribo. Creo que no tienen nada que ver con lo que los estudiosos consideran una obra maestra. De ahí mi investigación. Probablemente, para conseguir estos dos objetivos, sea necesario expresarte de forma que consigas determinados efectos.

    Sobre tus opciones, creo que el que sea original no es imprescindible. Es algo que interesa más al crítico que al lector. Ningún lector, y supongo que en realidad tampoco ningún crítico, es capaz de conocer absolutamente toda la literatura escrita antes de su existencia, y creo que todas las novelas reinventan a las anteriores. Lo que sí debe ser original es el modo en que se plantean esas cuestiones universales que ya se han contado. Y sí debes lograr la máxima efectividad a la hora de expresarte. Ambas características serían necesarias para caracterizar una obra de arte pero no suficientes.

    Y es cierto que podría ocurrir que consiguiera entender lo que es para los estudiosos una obra de arte y me siguieran interesando más mis propios objetivos. Pero, para saberlo, tengo que seguir investigando.

    Saludos,
    Amelia

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Novela "Escrita en tu nombre": primer capítulo

Capítulo I


Por fin conseguí tocarlo. Qué duro, hacía tiempo que no tocaba nada tan duro. Tal y como me lo había imaginado la primera vez que lo vi aparecer con sus pantalones negros deliciosamente ajustados y su sudadera gris, ceñida de necesidad, por la destartalada puerta del gimnasio. Duro como una piedra pero con probabilidad homosexual, tan de moda últimamente. Eso pensé, aunque esa opinión no fuera propia de mí: Malena para quienes más me quieren, Magda para algunos durante demasiado tiempo, Magdalena según mi partida de nacimiento y solo yo para mí misma. Y es que hacía mucho que yo no era yo misma. Gracias por haberte encontrado aun después de tanto tiempo. Sí, gracias por permitirte sentir, al fin.
Debe de ser la placidez que me invade después de haberme acostado con él. Tiene que ser eso, la enajenación postcoito, la felicidad inmoral que transpira cada célula tras haber follado, como diría sin vacilar mi querida Laura. Hasta escritoras con premios Planeta emplean la palabr…

Reseña de la novela "Escrita en tu nombre"

Quizás el destino lleva a encontrarse a Malena, una mujer divorciada que descubre que puede ser amada, y a Omid, un iraní exiliado que descubre que puede amar. Pero él es demasiado perfecto para ser de ella y ella demasiado insegura para creerse de él. Y ambos viven atormentados: él porque siente que debía haber muerto cuando consiguió escapar de su país a través de la frontera con Turquía, durante la cruenta guerra contra Irak; ella porque cree que jamás podrá ser feliz. Y tal vez será de nuevo el destino el que demuestre su existencia cuando la vida de ambos parezca estar escrita en sus nombres.

Además de las suyas, en "Escrita en tu nombre" se narran otras historias de desengaños y segundas oportunidades, de superación y muchísima esperanza. En ellas se muestra a seres humanos rebelándose contra aquello a lo que parecen predestinados; luchando contra la sensación de que todo lo que son, sus elecciones, sus anhelos y hasta sus nombres, les encamina sin remedio hacia una s…

Hoy he visto llorar a un niño con TDA

Salía de clase detrás de sus compañeros pero, a diferencia de ellos, él no llevaba puesto un mono de esquiar ni los mofletes rojos del sol ni el pelo enmarañado del aire frío de la sierra. Él llevaba puestas unas lágrimas claras y dolorosas de niño rechazado, al que le han prohibido ir a la excursión como los demás niños de su clase, como los "normales".

Tengo que explicar que, para mí, Sergio es un niño normal aunque, en realidad, no lo sea: es un niño empático e inteligente como pocos, de los que se quitan su chaqueta y se la ofrecen a su amigo si se dan cuenta de que tiene frío. Lo sé además porque le doy clase de inglés, junto a algunos otros amigos de mi hija, compañeros todos del colegio. En el sistema educativo actual, él, por sufrir el denominado Trastorno de Déficit de Atención, está catalogado como un niño con necesidades educativas especiales. Sin embargo, en mi clase, él es el que mejor se porta, quizás porque le quiero mucho y él me quiere a mí, y eso, él tan l…