Ir al contenido principal

Entrevista en el magazine literario De Lectura Obligada

Hace pocos días, Alberto Berenguer, me hizo una nueva entrevista en el magazine literario De lectura obligada. Os copio un fragmento por si os apetece saber un poco más sobre mis vicisitudes en esto de la escritura. La entrevista completa podéis leerla si pincháis aquí.

Estudió Ingeniería Informática y trabajó como programadora. En la actualidad estudia Humanidades en la Universidad Carlos III. ¿Cuándo descubrió su vocación literaria?
Yo no la descubrí, lo hizo mi profesora de literatura del instituto.  Pero yo no la escuché cuando me lo advirtió. Al empezar a trabajar como informática, me di cuenta del error y desde entonces me dedico a la traducción técnica. Hace poco que me empeñé en estudiar también Humanidades porque me entusiasman las materias de letras y de todas saco provecho para mi escritura. Pero he escrito desde siempre, con 14 años gané un concurso de poesía de la Comunidad de Madrid y mis dos novelas las comencé con veintitantos. Decidí terminarlas hace cinco, porque soy una persona muy crítica y escribir me sirve como terapia y como aliciente. Me he dado cuenta de que las novelas te permiten hablar y hablar sin que nadie te recrimine que seas una charlatana. Es curioso.

Omid es el personaje de su primera novela Escrita en tu nombre donde trata el desengaño y las segundas oportunidades, ¿se ha inspirado en situaciones de su entorno? ¿Por qué decidió que el personaje fuese iraní?
La historia de Malena retrata a una parte de la sociedad madrileña en los ochenta y noventa. Es una época que viví con la edad de ella, aunque no es autobiográfica. Lo que sí está extraído de la realidad es el personaje del padre de Malena. Mis padres vivieron algo parecido. Fue una experiencia brutal que no entendí bien hasta que la puse por escrito. Y uno de mis mejores amigos es iraní. Me llamaba mucho la atención lo buena persona que era, sus valores, su integridad; él, que es musulmán e inmigrante con todos los prejuicios que eso lleva asociados en este país, me sorprendía siempre para bien y cuando hablaba de ello con otras personas le extrañaba a todo el mundo. Sin embargo, es una excelente persona. Un día me contó que se había escapado de su país como lo hace Omid. Me quedé alucinada y entendí muchas cosas. Entonces decidí escribir la novela y contraponer los dos mundos, esas dos miradas diferentes y otras muchas. Quise mostrar a los otros, dar voz a quien no suele tenerla en las novelas españolas. Omid se basa en mi amigo como personaje y perfil psicológico, y parte de su historia es real. Aunque la ficción ha terminado engullendo a la realidad.

La sociedad iraní estuvo apunto de liberarse de las ataduras represoras con la caída del sha. Sin embargo, no fue posible. ¿Qué esperaba que aportase a la historia alguien que ha vivido dichos cambios?
Esperanza, apoyo, comprensión, reconocimiento. Estoy intentando traducir la novela al inglés. Hay muchos iraníes exiliados que no entienden el español pero la mayoría hablan ese idioma. Me gustaría poder publicar ese libro en Amazon.com en inglés para que pudieran leerla. Es mi homenaje particular para ellos. La iraní era una sociedad muy avanzada, me parece muy injusta su situación actual, cómo en los últimos treinta años han vuelto atrás y es probable que retrocedan aún más. Y las situaciones que han vivido y que siguen viviendo, sin futuro en el lugar en que nacieron, son desgarradoras. Por desgracia, es algo muy habitual pero yo no me acostumbro.

¿Tuvo que documentarse mucho para esta novela?
Sí, me documenté lo mejor que pude para la parte de la trama que trata sobre Irán y todo lo que tiene que ver con los personajes iraníes, su entorno familiar, su vida en Teherán, la forma en que Omid se escapa de su país, cómo vivió la separación, etc. Para la fase de documentación de mis novelas me sirven de gran ayuda mis estudios en la Universidad. Tengo acceso a su biblioteca y, sobre todo, a un universo enorme a través de uno de sus servicios, e-Universo, que pone a tu disposición innumerables recursos bibliográficos de fuentes totalmente fiables y contrastadas a través de Internet. Soy muy curiosa y esa parte del proceso de escritura me apasiona. También hablé mucho con personas reales que habían vivido una situación parecida a la de Omid. Eso es lo que más realismo aporta a la novela.

Contiene aventura, acción y romanticismo, pero su novela no puede catalogarse en ninguno de ellos, ¿es posible que el futuro de la novela pase por la mezcla de géneros literarios?Yo no se cuál es el futuro de la novela pero creo que todo está inventado. La Odisea ya mezclaba varios géneros literarios, si se entienden por tales estos que has mencionado, y es prácticamente imposible ser original en ese sentido. Para mí, el futuro de la novela pasa por volver a emocionar al lector, lo cual tampoco es nuevo: Aristóteles en La Poética ya hablaba sobre esa especie de catarsis que yo busco suscitar en el lector con lo que escribo y que debía lograr la tragedia griega. La literatura es un arte y su comercialización lo ha banalizado y lo ha simplificado a veces hasta un punto que ha hecho que algunos lectores dejen de leer. Pero yo creo que cuando consigues emocionar con lo que escribes, has marcado el camino de una buena literatura. Esa es la aspiración con la que yo escribo novelas. Ese es el objetivo con el que siempre me siento a escribir.

Escrita en tu nombre fue autoeditada en formato papel, pero como ebook lleva más de cinco meses entre las más vendidas y La pintora de estrellas situada desde hace varios meses en el Top 100 en Amazon, en los primeros lugares. ¿Pensó que sus novelas llegarían tan lejos sin el respaldo de una editorial?
Nunca lo imaginé. A día de hoy, he vendido miles de copias de las dos novelas, muchas más de lo que suele ser habitual incluso publicando con una editorial y, sobre todo, siendo tu primer trabajo, cuando nadie te conoce. Todos los escritores soñamos con llegar a tantos lectores, pero al menos yo tengo los pies en el suelo y sabía que eso era muy difícil, casi imposible sin disfrutar del apoyo de una buena editorial, con todo lo que eso supone de reconocimiento, promoción y acceso a los medios. Mis novelas empiezan a salir ahora en la prensa cultural, poco a poco se van abriendo puertas. Pero se venden tanto porque los lectores las recomiendan. Si te gustan, te apasionan y quieres recomendar tu descubrimiento. Eso es para mí una gran satisfacción. La mayor.

En su novela La pintora de estrellas narra dos historias de amor en dos épocas diferentes, ¿resulta complicado crear historias paralelas que confluyan en un único final?
Resulta muy complicado hacerlo bien. Pero yo soy muy metódica. Cuando comienzo una novela, es porque hay un tema del que necesito hablar, entonces pienso cómo quiero contarlo y elijo qué estilo usaré para cada voz y después me creo un organigrama totalmente planificado con la secuencia de acciones. También hago una ficha de los personajes, su psicología y su papel en la novela. La pintora de estrellas tiene una trama medida al milímetro en la que nada se escapa, o al menos eso intenté y nadie me ha dicho todavía lo contrario.

Y es que la trama se desarrolla en París, en la época de la ocupación alemana y se revive a raíz de unos acontecimientos actuales en Madrid. ¿Qué tiene el nazismo alemán para cautivar a tantos escritores?
Hay algunos acontecimientos en la historia que nos han marcado como civilización incluso. Los más recientes en este lado del planeta son el nazismo y las últimas guerras, las civiles y las mundiales, sobre todo la Segunda. Ahora podría decirse que la crisis está a punto de convertirse en uno de ellos también, pero su influencia en los autores está aún por ver. Son momentos y circunstancias sumamente complejas, que reúnen características extraordinarias y que permiten tramar una ficción fascinante. Puedes llevar a tus personajes al límite de un modo mucho más coherente que si hablas de la actualidad. Aunque también es posible lograrlo encuadrando una novela en 2012 (yo lo voy a hacer con mi siguiente novela), es mucho más difícil. El nazismo y otros fenómenos sociológicos de la misma trascendencia y características tan extraordinarias permiten poner patas arriba la narración. Son tan esperpénticos que en ellos prácticamente todo es posible. Además, existe ya toda una cosmovisión de esos fenómenos que se integra en la novela de forma automática y que viene muy bien para la mecánica de la ficción. Sin embargo, como son tan universales y muchos escritores nos apropiamos de ellas, para que el lector no se canse hay que buscar la originalidad. También es un arma de doble filo.

A través de sus personajes, Violeta, Álvaro y Elisa, consigue que el lector sienta la historia como propia. ¿Es fundamental, para usted, la creación de perfiles originales y con personalidad propia?
Sí, sin duda. Para mí, en una novela hay muchos más protagonistas que los principales y siempre intento que cualquiera de sus personajes tengan voz y personalidad propias. Esto se puede comprobar muy bien en Escrita en tu nombre, donde personajes totalmente secundarios son perfilados de forma muy breve pero intensa. Esa característica de mi novela está gustando mucho a los lectores.

[...]

Está actualmente trabajando en La flor hindú, que será su próxima obra. ¿Qué intentará transmitirnos en esas páginas?
En todas mis novelas parto de un tema del que me interesa hablar, por motivos muy diferentes. En Escrita en tu nombre, el tema era la superación personal, la fe en uno mismo; en La pintora de estrellas fue el maltrato. Empecé a escribir La flor hindú (en realidad, aún no he decidido el título definitivo) porque me afectó mucho un reportaje sobre el matrimonio de niñas en La India. El tema que desarrollo en esa novela es la capacidad de elección del ser humano a la hora de actuar, su disposición o no a hacer el bien o el mal.

[...]
Muchos escritores de libros electrónicos confiesan que están teniendo problemas debido a que sus novelas están siendo pirateadas por la red. ¿Usted se ha encontrado con esa situación? Si es así, ¿qué medidas ha tomado al respecto?
Sí, hace tiempo que me avisaron de que mis novelas se pirateaban. Yo me siento halagada porque haya quien quiera piratearme porque eso significa que le interesa mi trabajo, pero me indigna que algunas personas se intenten lucrar con él.  Por eso decidí regalar el e-book a quien se pusiera en contacto conmigo porque no pudiera o no quisiera pagar por ellas. Creo que el hecho de negar que existe la piratería no va a solucionarla, es una cuestión de educación, de que la gente entienda que escribir, aunque te apasione, es un trabajo de muchas horas durante muchos meses, años incluso. Pero yo no deseo que nadie que quiera leer mis novelas se quede sin poder hacerlo por una cuestión económica. Al ofrecerlas yo misma, al menos sé que hay quien quiere leerlas y me aseguro de que lo que leen es la versión que yo deseo publicar.

Los escritores noveles o con dificultades para encontrar una editorial están apostando por los libros electrónicos, por ello ¿qué piensa usted sobre los escritores de renombre que publican también todas sus obras en formato digital a precios tan competitivos?
El formato digital a un precio muy competitivo es una forma de darte a conocer y de ganar lectores, seas quien seas. No puedo estar en contra de eso porque todos tenemos el mismo derecho a llegar a ellos. Tampoco puedo estar en contra porque supone acercar la literatura a la gente y en estos días, con la cultura siendo considerada un “entretenimiento” por el gobierno que nos toca, que las editoriales vendan libros de autores de renombre a precios asequibles me parece estupendo.  Otra cosa es que me perjudique o no y creo que no lo hace en absoluto. Un lector tiene derecho a elegir a quién quiere leer y si en Amazon, donde puede encontrarme igual que a otros autores, ya sean de renombre o no, le atrae alguna de mis novelas, lee la sinopsis, se baja un fragmento y le gusta cómo escribo, a un precio asequible me comprará igual que a un autor muy conocido. Y lo mismo luego me compra más a mí ;) El problema para mí es que, por ahora, solo puedo vender mis novelas en esa plataforma, no que exista competencia. Si pueden acceder a mi trabajo, los lectores a quienes les  guste lo que hago comprarán mis libros aunque haya otros autores maravillosos a mi lado.

¿En algún momento contactó con las editoriales para presentarle sus proyectos?
Empecé hace más de tres años, cuando terminé mi primera novela, pero sigo haciéndolo todavía. Hace poco, he enviado una remesa de manuscritos a algunas editoriales en las que no había probado. Me gustaría trabajar con un editor, creo que podría aprender mucho de su experiencia. Además, muchos lectores aún no se acostumbran al e-book, prefieren los libros en papel y yo quiero que puedan leer mis novelas. También me gusta el trato personal y parece que si publicas en libro es más fácil llegar a los lectores; yo hasta el momento solo he hecho una presentación de una de mis novelas pero fue una experiencia fantástica charlar con ellos.
[...]

Desde su experiencia, ¿qué consejo daría usted a aquellos escritores noveles que quieren publicar en Amazon?
Que se armen de ganas, de fuerza y de tesón. Y que no piensen que es la única salida. Me da la sensación de que algunos colegas ponen en Amazon todas sus esperanzas. Mi experiencia es que puede proporcionarte muchas alegrías y yo incluso he ido cambiando mi opinión sobre lo que significaba publicar allí a medida que iba viendo que te ofrece realmente la posibilidad de llegar a los lectores, pero creo que hay que tener en cuenta que no es el único modo ni la solución para todo tipo de escritores y de novelas.

Y si tuviera que recomendar un libro a nuestros seguidores de De lectura Obligada, ¿cuál sería?
Dos: mi siguiente novela, La flor hindú, con la que se emocionarán; y el libro Flores en la nieve de un autor que yo descubrí hace poco, Gregor Von Rezzori.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Novela "Escrita en tu nombre": primer capítulo

Capítulo I


Por fin conseguí tocarlo. Qué duro, hacía tiempo que no tocaba nada tan duro. Tal y como me lo había imaginado la primera vez que lo vi aparecer con sus pantalones negros deliciosamente ajustados y su sudadera gris, ceñida de necesidad, por la destartalada puerta del gimnasio. Duro como una piedra pero con probabilidad homosexual, tan de moda últimamente. Eso pensé, aunque esa opinión no fuera propia de mí: Malena para quienes más me quieren, Magda para algunos durante demasiado tiempo, Magdalena según mi partida de nacimiento y solo yo para mí misma. Y es que hacía mucho que yo no era yo misma. Gracias por haberte encontrado aun después de tanto tiempo. Sí, gracias por permitirte sentir, al fin.
Debe de ser la placidez que me invade después de haberme acostado con él. Tiene que ser eso, la enajenación postcoito, la felicidad inmoral que transpira cada célula tras haber follado, como diría sin vacilar mi querida Laura. Hasta escritoras con premios Planeta emplean la palabr…

Reseña de la novela "Escrita en tu nombre"

Quizás el destino lleva a encontrarse a Malena, una mujer divorciada que descubre que puede ser amada, y a Omid, un iraní exiliado que descubre que puede amar. Pero él es demasiado perfecto para ser de ella y ella demasiado insegura para creerse de él. Y ambos viven atormentados: él porque siente que debía haber muerto cuando consiguió escapar de su país a través de la frontera con Turquía, durante la cruenta guerra contra Irak; ella porque cree que jamás podrá ser feliz. Y tal vez será de nuevo el destino el que demuestre su existencia cuando la vida de ambos parezca estar escrita en sus nombres.

Además de las suyas, en "Escrita en tu nombre" se narran otras historias de desengaños y segundas oportunidades, de superación y muchísima esperanza. En ellas se muestra a seres humanos rebelándose contra aquello a lo que parecen predestinados; luchando contra la sensación de que todo lo que son, sus elecciones, sus anhelos y hasta sus nombres, les encamina sin remedio hacia una s…

Lo subliterario y la literatura literaria

Ando yo investigando últimamente esto de la subliteratura. Resulta que la literatura emocional tiene una connotación entre los entendidos que a mí se me escapaba. Al parecer, he usado un término sin tener consciencia de todos los colores que evoca.
Según dice Umberto Eco en su obra «La estructura del mal gusto», el término peyorativo Kitsch o literatura de masas (según la wiki, el arte considerado como una copia inferior de un estilo existente) se define como «comunicación que tiende a la provocación del efecto». Hay que ver qué poco se diferencia de lo que yo consideraba literatura emocional y que proclamaba como una de las aristas de mi escritura. Por eso, he de delimitar exactamente la diferencia entre la literatura que yo deseo hacer y esta subliteratura que denostan los eruditos. Este tipo de publicaciones se asocian a la industria de la cultura, al consumo masivo. Y su clasificación y su crítica genera no poca controversia. Pero lo que a mí me interesa realmente es responder a …