Ir al contenido principal

Carlos Zanón: seminario "La novela española del siglo XXI y por dónde seguimos"

Carlos Zanón (foto RBA)

La charla de Zanón se titulaba "Escribir como Elvis". Y nos demostró lo que eso significaba poniéndonos la canción Unchained Melody que el genial artista interpretó en su último concierto. Escúchala tú también y así me ahorro intentar explicártelo, porque, para explicártelo, hay que sentir. Lo que sí haré será intentar contarte qué ha supuesto encontrarme con este autor: me reafirmé en lo que intuía, que yo escribo como escribo porque quiero escribir así, y mi opción estética en la literatura es, en cierto modo, parecida a la de Carlos: yo quiero hacer literatura emocional. Y punto. Carlos es un poeta y yo, en el fondo, debo de serlo también.

Él defendía la puerta abierta al subconsciente que es lo que yo llevo intentando encontrar con mis novelas desde el principio, eso sí, sin tener ni idea de lo que hacía. El pacto con el lector es entonces el de "yo te introduzco en un universo y tú me lees si ese universo te interesa", es el subconsciente, la intuición, la intensidad, la rabia, el sentir lo que guía la escritura de Zanón, lo que la llena. Por eso, él crea un universo que le define y opina que "la trama de una novela nunca te dice quién eres tú como autor". Estoy de acuerdo. Las novelas deben tener un ritmo, una melodía y una armonía, y es en la armonía, en lo específico, en lo que te ves tú, en lo que eres personal. "No ha habido nunca antes como tú. Eso es lo que hay que explotar en la novela, lo que te hace diferente, tu forma concreta de contar tu universo y de intentar introducir a tu lector".

Y yo quiero reivindicar, desde ahora, esa forma de escribir: "hay que escribir contra la muerte, el arte gana a la muerte". Sí, la literatura pervive, a pesar de su caducidad. También expuso otras ideas interesantes, como que somos libros, relatos. Ya lo dijo Harold Bloom, cuando afirmó que Shakespeare inventó el ser humano. No fue sino desde que Romeo besó a Julieta cuando los besos comenzaron a ser lo que son. Esta opinión me parece ya parte de una creación de un personaje, del propio personaje Carlos Zanón porque el Quijote ya sentía y no había leído a Shakespeare, pero vamos, que acepto pulpo. Por otro lado, Carlos señaló una cuestión interesante sobre la originalidad del pensamiento del autor: "Como creador, es necesario hacerte muchas preguntas, pero es mucho mejor no poder contestártelas todas". Para este escritor, al escribir es esencial encontrar un equilibro entre la desfachatez del chaval que escribe una novela sin tener ni idea pero creyendo saberlo todo y el adulto que ya ha intentado aprender y ha perdido su atrevimiento. La buena literatura surge cuando se está en guerra con el mundo, la rabia es algo muy importante, da lugar a algo que defiende tu individualidad. Y remató con algo que es esencial para el escritor de verdad y es que hay que escribir porque te va la vida en ello. La literatura es una forma de vida.

También tengo que darle las gracias a Carlos: me ha mostrado cuál es mi opción estética y qué busco yo en la literatura, creo que lo mismo que él: una forma de vida. Si no escribes, no eres tú.

Por cierto, que se me había pasado por alto una impresión mía: Carlos, a mí, no solo me pareció que quería escribir como Elvis sino que, además, quería vivir como Elvis, pero como un Elvis que sobrevive a sí mismo para disfrutar de su arte y de lo que hace hasta el punto de superarse cada día, porque la creación, cualquiera, ya sea literaria, musical, pictórica o de un nuevo tipo que se invente mañana o pasado, es un proceso de superación de uno mismo para llegar a reencontrarte en cada nueva obra tuya. Y Carlos Zanón, hacedme caso, tiene arte para regalar. Y me lo demostró, además de con su efusiva y entusiasmada charla sobre su forma de escritura, la literatura emocional, cuando bajé a comprar su última novela a la librería Antonio Machado del Círculo de Bellas Artes y mis compañeros alumnos ya se habían llevado todos los ejemplares.

Y gracias por el apunte, Carlos, ya cambié el título ;)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Novela "Escrita en tu nombre": primer capítulo

Capítulo I


Por fin conseguí tocarlo. Qué duro, hacía tiempo que no tocaba nada tan duro. Tal y como me lo había imaginado la primera vez que lo vi aparecer con sus pantalones negros deliciosamente ajustados y su sudadera gris, ceñida de necesidad, por la destartalada puerta del gimnasio. Duro como una piedra pero con probabilidad homosexual, tan de moda últimamente. Eso pensé, aunque esa opinión no fuera propia de mí: Malena para quienes más me quieren, Magda para algunos durante demasiado tiempo, Magdalena según mi partida de nacimiento y solo yo para mí misma. Y es que hacía mucho que yo no era yo misma. Gracias por haberte encontrado aun después de tanto tiempo. Sí, gracias por permitirte sentir, al fin.
Debe de ser la placidez que me invade después de haberme acostado con él. Tiene que ser eso, la enajenación postcoito, la felicidad inmoral que transpira cada célula tras haber follado, como diría sin vacilar mi querida Laura. Hasta escritoras con premios Planeta emplean la palabr…

Reseña de la novela "Escrita en tu nombre"

Quizás el destino lleva a encontrarse a Malena, una mujer divorciada que descubre que puede ser amada, y a Omid, un iraní exiliado que descubre que puede amar. Pero él es demasiado perfecto para ser de ella y ella demasiado insegura para creerse de él. Y ambos viven atormentados: él porque siente que debía haber muerto cuando consiguió escapar de su país a través de la frontera con Turquía, durante la cruenta guerra contra Irak; ella porque cree que jamás podrá ser feliz. Y tal vez será de nuevo el destino el que demuestre su existencia cuando la vida de ambos parezca estar escrita en sus nombres.

Además de las suyas, en "Escrita en tu nombre" se narran otras historias de desengaños y segundas oportunidades, de superación y muchísima esperanza. En ellas se muestra a seres humanos rebelándose contra aquello a lo que parecen predestinados; luchando contra la sensación de que todo lo que son, sus elecciones, sus anhelos y hasta sus nombres, les encamina sin remedio hacia una s…

Lo subliterario y la literatura literaria

Ando yo investigando últimamente esto de la subliteratura. Resulta que la literatura emocional tiene una connotación entre los entendidos que a mí se me escapaba. Al parecer, he usado un término sin tener consciencia de todos los colores que evoca.
Según dice Umberto Eco en su obra «La estructura del mal gusto», el término peyorativo Kitsch o literatura de masas (según la wiki, el arte considerado como una copia inferior de un estilo existente) se define como «comunicación que tiende a la provocación del efecto». Hay que ver qué poco se diferencia de lo que yo consideraba literatura emocional y que proclamaba como una de las aristas de mi escritura. Por eso, he de delimitar exactamente la diferencia entre la literatura que yo deseo hacer y esta subliteratura que denostan los eruditos. Este tipo de publicaciones se asocian a la industria de la cultura, al consumo masivo. Y su clasificación y su crítica genera no poca controversia. Pero lo que a mí me interesa realmente es responder a …