Ir al contenido principal

Carta de un editor que rechaza tu novela

Extraído del libro: "El arte de rechazar una novela" de Camilien Roy:

"Del editor, al escritor:

Tergiversación
... Estimado amigo:
Iré al grano. No hay necesidad de hacerle esperar más, usted merece una respuesta. Sería inútil, y hasta indecente por parte nuestra, demorarse ante un hecho irrefutable y una decisión irreversible.
He considerado su manuscrito y el comité de lectura de la casa ha dado su veredicto. Como suele decirse: la suerte está echada, ha perdido la partida. ¿Para qué andarse con rodeos, esquivar la verdad y no decirle a usted las cosas como son? Una decisión clara, neta, precisa y definitiva ha sido tomada; no queda más que comunicársela. Demasiadas contorsiones protocolares en consideración a la sensibilidad de un autor no serían más que chiquilladas. Estamos entre personas adultas, hablemos francamente.
Usted ha confiado en nosotros, nosotros hemos hecho nuestro trabajo con honestidad y, añadiría, con prontitud, de manera que ha llegado el momento de saber la suerte que reservaremos a su esfuerzo literario.

Por otra parte, si me lo permite, me agradaría confiarle que los que ocultan la claridad de sus ideas detrás de tergiversaciones encubiertas con cortesías excesivas me irritan sobremanera. Si ya se han hecho una idea, que la den a conocer. Es todo. Es, en mi opinión, deplorable que una espera interminable encubra una decisión que probablemente no será del agrado del autor.

Ante el juicio final de un editor el artista tiene el derecho a saber sin demora lo que éste piensa de su obra. Vamos a ello. Antes de caer en los meandros fangosos de la redundancia, paso a comunicarle la decisión de nuestro comité de lectura. Tenga, por otra parte, la seguridad de que esta decisión no resta en absoluto calidad a su libro. Usted tiene verdadero talento, es evidente. Sin embargo, ¿cómo decirlo? Es mejor saber la verdad ya, que posponer su conocimiento.

En el futuro lo leeremos siempre con infinito interés. Le reiteramos, estimadísimo amigo, nuestros mejores deseos. Siga escribiendo, está cerca de su meta.

P.D.: ¡Ah, sí, me olvidaba! Por lo que se refiere a su manuscrito: rechazado."

Pues bien, esto no es así; solo te dicen: "Estimada Amelia, sentimos comunicarle que nuestro comité de lectura ha desestimado la publicación de su novela debido a que no encaja en nuestra línea editorial". Y ahora, también, los más amables añaden: "sepa usted que la crisis nos impide publicar todo lo que nos gustaría".

Pero yo les entiendo; ahora mucho más, después de comprobar por mí misma que sí hay más escritores que lectores y que todos nos creemos la pera limonera ;-) No deben de dar a basto en valorar los millones de novelas que deben de recibir. Así que yo, mientras encuentro alguna editorial que sí haga ese esfuerzo, sigo escribiendo.

Que paséis buena velada de sábado.

Comentarios

  1. Pues sí, y mientras tanto, los lectores tenos que seguir tragándonos algún petardo que otro, simplmente porque está parapetado detrás de un nombre bien "paseado" ante nuestros hocicos.
    Doy gracias a que, tú, Amelia, decidiste autoeditarte, pues de esta forma he leído algo bueno, qué bueno, bueno por excelecia, delicado y dulce por tu forma de llevarlo al papel.
    Hacía mucho que no llegba a mis manos de "ningún renombre", -llámese así, porque le dan de comer a las editoriales a pesar de carecer de calidad-, algo tan bueno.
    Te leeré siempre, Amelia
    Con gratitud,
    María

    ResponderEliminar
  2. Suscribo todo lo que ha dicho Maria. Y afirmo: TU ESCRIBES. El suegro, el primo, el padrino o lo que demonios quieran ser, de la Sakira de turno; son eso, el alguien de alguien que ni siquiera es. A LA ------, HOMBRE, A LA ------!!!!! ya esta bien de tanta estupidez. Y a ti, ni se te ocurra desanimarte,

    ResponderEliminar
  3. Qué majos sois :)

    Hoy, además, me venís muy bien. Me metí en un nido de críticos y, ufff, qué peligro, parece que tenían el día malo. Despellejaron la novela. Un día de estos colgaré su opinión y el enlace. José, no te enfades :) que sé que lo harás. A los críticos hay que hacerles caso, saber lo que opinan, porque están ahí y algunos saben de la técnica y del oficio de la literatura. Luego, los escritores vamos y, si nos da la gana, nos saltamos la técnica para conseguir un efecto. Y son los lectores los que deben decir si el efecto que buscabas lo conseguiste o no.

    Un ejemplo de esto que a mí me gusta poner para explicarlo es McCarthy, el autor de "Sunset Limited" o "La carretera". Él sabe perfectamente que ha escrito poesía dentro de la prosa, que los momentos más insustanciales los describe con profusión de detalles mientras que cuando una madre se come a su bebé muerto, la escena es corta y apenas perfilada. Lo sabe y lo quiere así. También sabe que no usa los signos de puntuación de forma correcta, pero le da igual porque busca un efecto. Cada lector experimenta si en él lo consigue o no y eso es lo que importa, no si se pasó por el forro la técnica para lograrlo.

    Yo intento aprender técnica cada vez que escribo pero lo que más me importa es el efecto. Y en vosotros conseguí el que buscaba, conseguí haceros sentir algo especial; si no fuera así, no estaríais ahí. Eso es para mí la mejor crítica.

    Mil gracias.

    ResponderEliminar
  4. No te metiste en un nido de críticos sino de trols. Pues bien, he leído tu comentario y me ha entrado el gusanillo. Si te interesa te redacto una crítica gratis, siempre y cuando me envíes una copia impresa. Soy alérgico a los pdf.

    En la blogosfera estoy de incógnito. Pero tengo un DEA en Teoría y gané un premio hace años con mi primera novela. No soy famoso (Dios me libre) pero tengo criterio, créeme. Si te interesa, mándame un e-mail y me cuentas:

    vincentdiable(arroba)gmail.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Que ojo tengo! Parece que lo hago aposta.

      Y claro que me interesa. Te escribo ya mismo. Mil gracias.

      Eliminar
  5. Es una puñeta, lo de la crítica. A cualquier nivel. Porque sea acertada o no, si es negativa, duele. Y si está hecha a mala leche, suele doler más.

    Ójala aprendamos todos a encajar las críticas y a distinguir lo que vale de cada una de ellas.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Bueno, si, como dice Vincent, son más trols que críticos, solo escuece. Pero sí hay que estar preparado para las críticas malas y para las buenas. Lo que tengo que hacer con urgencia es un curso acelerado para distinguir dónde me puedo meter y dónde no.

    Nos vemos, Alicia.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. A ver, Amelia, ¿realmente crees que si tu novela me hubiera entusiasmado no habría sido igual de enfático a la hora de elogiarla?

    Vicent no es el único que tiene una tesina por aquí… y una tesis e incluso tres o cuatro novelas publicadas, te sorprenderías [nos sorprenderíamos] si llegases a saber quiénes son esos trolls que salen siempre tan mal parados en cualquier foro. Y es que, por mi parte, no entiendo esa especie de odio rabioso [o campaña de desprestigio –risas-] que se tiene contra ellos, los recelos hacia el anonimato, etc. y, menos aún, referidos al entorno de un blog, el de la patrulla, donde todo viene, de serie, enmascarado.

    Insisto, hay algo feo en presuponer la mala fe de quienes se ocultan para opinar. Porque tengo la sospecha de que si las alusiones, críticas y excesos hacia tu novela hubieran sido de otro signo, ahora estarías más que encantada y considerarías que, esos trolls de los que habla Vicent, son en verdad tus amigos, tus críticos del alma, tus más afines lectores. ¿Por qué sospechar de las críticas y no, en la misma medida, de los aplausos amazónicos?

    Al final, Vicent lo es igualmente, un troll, quiero decir. Pero reconozco que admiro, de verdad, el gesto de paciencia y de cariño que va a tener contigo al enfrentarse a esas 268 páginas cuando, siento ser así de intemperante, sobran las 15 primeras [líneas] para ver que la cosa no va bien.

    Si lo que querías eran consejos [lo dudo] haberlo dicho. De todas formas me temo que los que te puedan dar ya los sabes: lee cuanto seas capaz de leer, es decir, lee lo mejor que puedas y piensa mucho –minuciosamente– en ello y escribe sólo -¡sólo!- cuando tengas algo que contar. Y una vez que hayas escrito pide que tus lectores sean implacables. Nada más.

    Un saludo trollero, trollerísimo.

    ResponderEliminar
  9. A ver Nene, te agradecería que no sospecharas en mi nombre. No puedes ni imaginar siquiera cómo me habría tomado tu hipotético e imposible elogio. Por aquellos lugares no buscaba ni entusiasmo ni halagos. Eso podía haberlo encontrado en otro tipo de lectores. Lo que yo buscaba era teoría literaria y me he encontrado con un montón de comentarios sarcásticos que parecen provenir más de seres amargados que buscan gresca que de conocedores de la materia. Así que ahí dejan de interesarme vuestras críticas.

    Y soy ingenua y te pediría por favor que no me persigas, no tengo interés en continuar ningún tipo de debate contigo y no porque no te gusten las primeras quince líneas de mi novela, que en tu derecho estás y no tengo nada que reprocharte, sino porque, para que me agrade charlar con alguien, tengo que considerarle con la suficiente buena fe como para que me merezca la pena el esfuerzo. Además, estoy segura de que tampoco tú tendrás el más mínimo interés en ello, acostumbrado como estás a las dialécticas e interesantes discusiones entre literatos con tres y cuatro novelas publicadas y posedores de tesis y tesinas a manta, como las que tienen lugar en el ámbito en el que te mueves. Yo, en cambio, no soy más que una aspirante a buena escritora, algo seguro que harto imposible en tu opinión, así que no pierdas tu valioso tiempo conmigo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Novela "Escrita en tu nombre": primer capítulo

Capítulo I


Por fin conseguí tocarlo. Qué duro, hacía tiempo que no tocaba nada tan duro. Tal y como me lo había imaginado la primera vez que lo vi aparecer con sus pantalones negros deliciosamente ajustados y su sudadera gris, ceñida de necesidad, por la destartalada puerta del gimnasio. Duro como una piedra pero con probabilidad homosexual, tan de moda últimamente. Eso pensé, aunque esa opinión no fuera propia de mí: Malena para quienes más me quieren, Magda para algunos durante demasiado tiempo, Magdalena según mi partida de nacimiento y solo yo para mí misma. Y es que hacía mucho que yo no era yo misma. Gracias por haberte encontrado aun después de tanto tiempo. Sí, gracias por permitirte sentir, al fin.
Debe de ser la placidez que me invade después de haberme acostado con él. Tiene que ser eso, la enajenación postcoito, la felicidad inmoral que transpira cada célula tras haber follado, como diría sin vacilar mi querida Laura. Hasta escritoras con premios Planeta emplean la palabr…

Reseña de la novela "Escrita en tu nombre"

Quizás el destino lleva a encontrarse a Malena, una mujer divorciada que descubre que puede ser amada, y a Omid, un iraní exiliado que descubre que puede amar. Pero él es demasiado perfecto para ser de ella y ella demasiado insegura para creerse de él. Y ambos viven atormentados: él porque siente que debía haber muerto cuando consiguió escapar de su país a través de la frontera con Turquía, durante la cruenta guerra contra Irak; ella porque cree que jamás podrá ser feliz. Y tal vez será de nuevo el destino el que demuestre su existencia cuando la vida de ambos parezca estar escrita en sus nombres.

Además de las suyas, en "Escrita en tu nombre" se narran otras historias de desengaños y segundas oportunidades, de superación y muchísima esperanza. En ellas se muestra a seres humanos rebelándose contra aquello a lo que parecen predestinados; luchando contra la sensación de que todo lo que son, sus elecciones, sus anhelos y hasta sus nombres, les encamina sin remedio hacia una s…

Hoy he visto llorar a un niño con TDA

Salía de clase detrás de sus compañeros pero, a diferencia de ellos, él no llevaba puesto un mono de esquiar ni los mofletes rojos del sol ni el pelo enmarañado del aire frío de la sierra. Él llevaba puestas unas lágrimas claras y dolorosas de niño rechazado, al que le han prohibido ir a la excursión como los demás niños de su clase, como los "normales".

Tengo que explicar que, para mí, Sergio es un niño normal aunque, en realidad, no lo sea: es un niño empático e inteligente como pocos, de los que se quitan su chaqueta y se la ofrecen a su amigo si se dan cuenta de que tiene frío. Lo sé además porque le doy clase de inglés, junto a algunos otros amigos de mi hija, compañeros todos del colegio. En el sistema educativo actual, él, por sufrir el denominado Trastorno de Déficit de Atención, está catalogado como un niño con necesidades educativas especiales. Sin embargo, en mi clase, él es el que mejor se porta, quizás porque le quiero mucho y él me quiere a mí, y eso, él tan l…