Ir al contenido principal

La opinión más bella


Ayer me dieron otra opinión, era de una lectora muy especial: Ana Monterroso, de 94 años. Su nieta es una amiga mía. Ella le lleva todas las semanas dos libros de la biblioteca y, cuando presenté mi libro, se lo regaló. Ayer me dijo que ya se lo había terminado de leer y le preguntó que le había parecido.

Y la suya es la opinión más bella: "Hija, es una preciosa historia de amor, no sé cómo contártela, pero es hermosísima", le dijo su abuela a mi amiga.

Qué generosa es la gente, qué generosa. Te apoyan, te animan, te siguen. Y todo sin conocerte, tan solo porque lo que escribiste les llegó al corazón o por ahí.

Y esto mismo es lo que me estoy encontrando con las blogueras que pueblan gúguel. No las conocía antes de meterme en este lío. Claro, apenas leo libros más que los que consulto para documentarme para mis novelas o los que me mandan en la universidad. No conocía todo ese mundo detrás del ordenador formado de blogs en los que siempre hay alguien escuchando. A la derecha tenéis algunos. Son blogs en los que sus creadoras hacen reseñas. (En femenino porque suelen ser chicas). Una reseña es una crítica de un libro, ni más ni menos. Y, en la mayor parte de los casos, ellas lo hacen por amor al arte, al arte de la literatura.

En alguna ocasión también se lo he agradecido ya en persona. Dedican su tiempo a darnos sus opiniones y mucha gente las sigue y se basan en ellas para comprar o no un libro, para salir de la duda de si un autor les gustará. Me ha gustado mucho descubrirlas.

Una de estas blogueras es Mila L. Castelo. Tiene su propio blog (en este enlace: Millares de libros) y colabora en la revista cultural de Anika Entre Libros, que lleva 15 años haciendo crítica literaria y recibe 14.000 visitas diarias. Mila no me conocía de nada, solo leyó la sinopsis de "Escrita en tu nombre" y se puso en contacto conmigo para hacer una reseña de mi novela. Y le gustó tanto que, aunque en la revista de Anika no suelen sacar novelas autoeditadas, Mila me dio la oportunidad de hablar un poco de mí y de la historia de "Escrita en tu nombre" y, además de la reseña, me hizo también una entrevista. Y lo hizo porque desea apoyar la literatura, igual que otras muchas personas que se esconden detrás de esos blogs de crítica literaria.

Luego vienen otras consideraciones, como si su opinión va a misa o no. Pues depende; una opinión es una opinión, pero lo que es indiscutible es el valor de su trabajo. Lo hacen por la cultura, lo hacen porque les apasiona, lo hacen porque apoyan a los escritores y desean dar a conocer sus obras. Algunas incluso dan prioridad a autores noveles por convicción, para apoyarnos. Y, lo cierto es que te guste o no siempre su criterio, coincidas o no con sus valoraciones, algunas de las reseñas que yo he leído me han parecido geniales. Estoy haciendo una lista con las que más me están gustando y la publicaré algún día, si consigo desliarme un poco.

Pero desde aquí quiero darles las gracias, en primer lugar a Mila, también a Susi y a Rachel, que ha sido la última. Y de antemano a las que vendrán. La opinión más bella.

Mil gracias.

(La foto, como siempre de mi amigo Jose, en el blog Retazos a la derecha).
Pincha aquí si quieres leer la reseña de Mila, pincha aquí si quieres ver la entrevista, aquí si quieres leer la reseña de Rachel.

Comentarios

  1. Espero, aunque yo ya no esté, que alguien encuentre en mi estantería "Escrita en tu nombre", y al adentrarse en sus páginas, sienta henchirse su alma entre una explosión de sentimientos y emociones, al igual que yo sentí disfrutando su lectura.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Novela "Escrita en tu nombre": primer capítulo

Capítulo I


Por fin conseguí tocarlo. Qué duro, hacía tiempo que no tocaba nada tan duro. Tal y como me lo había imaginado la primera vez que lo vi aparecer con sus pantalones negros deliciosamente ajustados y su sudadera gris, ceñida de necesidad, por la destartalada puerta del gimnasio. Duro como una piedra pero con probabilidad homosexual, tan de moda últimamente. Eso pensé, aunque esa opinión no fuera propia de mí: Malena para quienes más me quieren, Magda para algunos durante demasiado tiempo, Magdalena según mi partida de nacimiento y solo yo para mí misma. Y es que hacía mucho que yo no era yo misma. Gracias por haberte encontrado aun después de tanto tiempo. Sí, gracias por permitirte sentir, al fin.
Debe de ser la placidez que me invade después de haberme acostado con él. Tiene que ser eso, la enajenación postcoito, la felicidad inmoral que transpira cada célula tras haber follado, como diría sin vacilar mi querida Laura. Hasta escritoras con premios Planeta emplean la palabr…

Reseña de la novela "Escrita en tu nombre"

Quizás el destino lleva a encontrarse a Malena, una mujer divorciada que descubre que puede ser amada, y a Omid, un iraní exiliado que descubre que puede amar. Pero él es demasiado perfecto para ser de ella y ella demasiado insegura para creerse de él. Y ambos viven atormentados: él porque siente que debía haber muerto cuando consiguió escapar de su país a través de la frontera con Turquía, durante la cruenta guerra contra Irak; ella porque cree que jamás podrá ser feliz. Y tal vez será de nuevo el destino el que demuestre su existencia cuando la vida de ambos parezca estar escrita en sus nombres.

Además de las suyas, en "Escrita en tu nombre" se narran otras historias de desengaños y segundas oportunidades, de superación y muchísima esperanza. En ellas se muestra a seres humanos rebelándose contra aquello a lo que parecen predestinados; luchando contra la sensación de que todo lo que son, sus elecciones, sus anhelos y hasta sus nombres, les encamina sin remedio hacia una s…

Hoy he visto llorar a un niño con TDA

Salía de clase detrás de sus compañeros pero, a diferencia de ellos, él no llevaba puesto un mono de esquiar ni los mofletes rojos del sol ni el pelo enmarañado del aire frío de la sierra. Él llevaba puestas unas lágrimas claras y dolorosas de niño rechazado, al que le han prohibido ir a la excursión como los demás niños de su clase, como los "normales".

Tengo que explicar que, para mí, Sergio es un niño normal aunque, en realidad, no lo sea: es un niño empático e inteligente como pocos, de los que se quitan su chaqueta y se la ofrecen a su amigo si se dan cuenta de que tiene frío. Lo sé además porque le doy clase de inglés, junto a algunos otros amigos de mi hija, compañeros todos del colegio. En el sistema educativo actual, él, por sufrir el denominado Trastorno de Déficit de Atención, está catalogado como un niño con necesidades educativas especiales. Sin embargo, en mi clase, él es el que mejor se porta, quizás porque le quiero mucho y él me quiere a mí, y eso, él tan l…