Ir al contenido principal

"Cómo ganarse la vida escribiendo" (1)



Entrecomillo el título porque está copiado, literalmente, de una joya que me he encontrado surfeando por el submundo internetiano. Probablemente muchos lo conoceréis, yo acabo de descubrirlo y lo he agregado a la cesta de las manzanas abreojos.

Es de un filólogo y escritor, Jaime Gonzalo Cordero, que mantenía hasta hace unos meses un blog de inestimable valor para los autoeditores y que es el autor de este didáctico librito de unas ochenta páginas que recomiendo a todos los que, como yo, nos hemos metido en esto de la autoedición. La cita(1) al mismo, al final. Pinchando en este vínculo podéis descargarlo entero. Es un sitio de descargas gratuitas de otro autor que también tiene mucho que decir sobre la autoedición, Antonio Castro.

Voy a reproducirlo en mi blog (es de dominio público) porque me recordará a mí misma muchas cosas y tal vez a vosotros os sea también de ayuda.

Comienzo por su final:

"EL FINAL ES EL PRINCIPIO.

He querido darte a conocer una salida a tu problema de escritor sin obra publicada y sin lectores. Como has comprobado, se necesita cambiar el enfoque. Crea tu particular océano azul a partir de las indicaciones que te he dado. Pero hazlo, no quedes sólo en el propósito. No hay recetas
milagrosas sin el esfuerzo y la constancia necesarios para sobrellevar una tarea que es trabajosa; sin un continuo afán de perfeccionamiento técnico de la escritura, y, por último, sin la lucidez y la humildad necesarias para saber asesorarse por personas conocedoras del mundo del márketing en internet que sabrán guiarte a la hora de difundir tu labor y dar a conocerte como lo que eres: un escritor que cree en lo que hace, consagrado a su obra.

Ahora conoces un camino, pero debes recorrerlo."

Para continuar, aún tengo que asimilar del todo su texto, anticipado un par de años, y que ha debido de crear escuela sin que yo me enterara, porque explica muchas cosas. Pero mirad cómo empieza:

"Hay muchas escritoras y muchos escritores que están empleados como contables ocho horas o más al día; o como conductoras de autobús; o barrenderos; o gestionando un almacén. Hay muchas personas que son escritoras, pero trabajan de otra cosa llevando una máscara indeseada por
naturaleza y aceptada por necesidad, porque hay que ganarse la vida. Esto sucede cuando la respuesta a la pregunta de en qué trabajo es más cmportante que la de quién soy. Posiblemente, tú eres una de estas cersonas, de las que escriben en sus ratos de ocio y no de negocio, sólo tres o cuatro horas a la semana viviendo de verdad lo que quieres ser.

Este libro pretende ser una linterna que alumbre el camino de quienes, como tú, queréis recorrer vuestro propio itinerario. Se requiere valentía, decisión, vocación, conocimiento y, sobre todo, perseverancia. No, éste no es un manual de “cómo ganar dinero fácil con la escritura”, ni mucho menos. Créeme que lamento decepcionarte si eso es lo que estás buscando aquí. Te aseguro que en internet encontrarás muchos sitios donde te ofrecerán dinero fácil. Si ésa es la opción que eliges, te deseo suerte. Mi intención es otra: la de darte una serie de indicaciones u orientaciones sobre el modo de desarrollar tu vocación de escribir y hacer de ella tu oficio.

Porque tendrás que trabajar y luchar por lo que te gusta."

¿Te sientes reflejado? Descárgate su libro y sigue leyendo. Gracias, Jaime.

Para empezar, Jaime continúa analizando el estado del arte actual, agravado incluso ahora, después de dos años de la publicación de su libro:

"I.1. DE POR QUÉ NO ESTÁS VIVIENDO DE TU ESCRITURA .- EL NEGOCIO EDITORIAL.
Si eres una de las personas para las que escribir obras de creación literaria, o de carácter divulgativo y científico es tanto una necesidad, como un placer y si, además, no estás consiguiendo no sólo ganarte la vida con tu escritura, sino ni siquiera ver publicadas tus obras, entonces la reflexión que expondré a continuación te incumbe. Siempre es conveniente
plantearse las causas de todo lo que nos sucede, ya sea bueno o malo. Y hallar soluciones. Considera este dato: en el año 2007, sólo en España se
publicaron 72.914 nuevos títulos, de los que el 43% se enmarca en el apartado de literatura, historia y crítica. Entre toda esa marabunta de nuevos títulos, el escritor que está convencido de haber escrito una gran obra digna de ser leída por la mayoría de los lectores, apenas puede, una veces, llegar a convencer a un editor para que publique su obra, mientras que en otras en las que su obra se entrega a la imprenta casi no alcanza a ser conocido por un número suficiente de lectores.

La editorial Alfaguara, por ejemplo, recibe un promedio de doscientos originales por año y mil propuestas mensuales por correo postal y electrónico. Sólo alcanza a publicar el 2,5% de los proyectos presentados. Estos datos desoladores pueden extrapolarse a cualquier editorial de España y América.

Gabriel Zaid, autor de Los demasiados libros (editorial Anagrama), afirma que se escriben al año entre dos y tres millones de libros, pero que un lector sólo puede leer unos doscientos libros en ese periodo de tiempo. Queda claro que no hay equilibrio en la balanza entre oferta y demanda. Este desequilibrio es el origen de que muchos escritores como tú no
puedan ver publicadas sus obras. Es más: la sobreproducción de libros es el medio por el que la industria realiza un “donoso escrutinio” de libros en ciernes, que son abortados cuando todavía son un proyecto.

Se publica tanto que puede parecer contradictorio afirmar que publicar es difícil o sinónimo de fracaso. Pero no hay contradicción alguna, porque si bien se publica mucho, es también cierto que, por una parte, se desecha o filtra en mayor medida y, por otra, entre la inmensidad de títulos editados es casi imposible llamar la atención del comprador que busca un
libro en una librería. Además, en el caso de que consiguieses colocar tu original en una editorial y de que ésta se decidiera a publicártelo, te enfrentarías a otro grave problema: el importe de tus derechos de autor. Porque el negocio editorial tiene que ser, antes que nada, un negocio. Y ten por seguro que lo es... para el gran editor (el pequeño editor bastante tiene si gana algo para sí mismo). La cantidad económica que los grandes editores (que son quienes dominan el circuito literario y, por
tanto, quienes dan mejores oportunidades para dar a conocer a sus autores) acostumbran a asignar en concepto de derechos de autor se mueve entre el 8% y el 10%, al menos en España.

Es de suponer que la situación no será mucho mejor para un escritor novel en cualquier otro país de lengua hispana. El 90% restante de las ganancias se lo reparten editor, imprentas, empresas de márketing que promocionan el libro, distribuidores... Es desazonador pensar que serías tú quien generase tantos beneficios y ser al mismo tiempo quien se llevara la parte más pequeña del pastel."


Que paséis buen sábado.

1. Jaime Gonzalo Cordero. Blog de Antonio Castro [en Internet]. Madrid: 2012 [ref. de 24 de marzo de 2012]. Disponible en Web en http://www.ciberdroide.com/Descarga_Gratis/libros-copyleft/libro_copyleft.php?id=137

La foto, como siempre, de mi amigo José de Miguel, en su blog

Comentarios

  1. Muy, muy, muy interesante!!

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Daniel. Te perdí entre los comentarios, pero gracias por comentar :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Novela "Escrita en tu nombre": primer capítulo

Capítulo I


Por fin conseguí tocarlo. Qué duro, hacía tiempo que no tocaba nada tan duro. Tal y como me lo había imaginado la primera vez que lo vi aparecer con sus pantalones negros deliciosamente ajustados y su sudadera gris, ceñida de necesidad, por la destartalada puerta del gimnasio. Duro como una piedra pero con probabilidad homosexual, tan de moda últimamente. Eso pensé, aunque esa opinión no fuera propia de mí: Malena para quienes más me quieren, Magda para algunos durante demasiado tiempo, Magdalena según mi partida de nacimiento y solo yo para mí misma. Y es que hacía mucho que yo no era yo misma. Gracias por haberte encontrado aun después de tanto tiempo. Sí, gracias por permitirte sentir, al fin.
Debe de ser la placidez que me invade después de haberme acostado con él. Tiene que ser eso, la enajenación postcoito, la felicidad inmoral que transpira cada célula tras haber follado, como diría sin vacilar mi querida Laura. Hasta escritoras con premios Planeta emplean la palabr…

Reseña de la novela "Escrita en tu nombre"

Quizás el destino lleva a encontrarse a Malena, una mujer divorciada que descubre que puede ser amada, y a Omid, un iraní exiliado que descubre que puede amar. Pero él es demasiado perfecto para ser de ella y ella demasiado insegura para creerse de él. Y ambos viven atormentados: él porque siente que debía haber muerto cuando consiguió escapar de su país a través de la frontera con Turquía, durante la cruenta guerra contra Irak; ella porque cree que jamás podrá ser feliz. Y tal vez será de nuevo el destino el que demuestre su existencia cuando la vida de ambos parezca estar escrita en sus nombres.

Además de las suyas, en "Escrita en tu nombre" se narran otras historias de desengaños y segundas oportunidades, de superación y muchísima esperanza. En ellas se muestra a seres humanos rebelándose contra aquello a lo que parecen predestinados; luchando contra la sensación de que todo lo que son, sus elecciones, sus anhelos y hasta sus nombres, les encamina sin remedio hacia una s…

Hoy he visto llorar a un niño con TDA

Salía de clase detrás de sus compañeros pero, a diferencia de ellos, él no llevaba puesto un mono de esquiar ni los mofletes rojos del sol ni el pelo enmarañado del aire frío de la sierra. Él llevaba puestas unas lágrimas claras y dolorosas de niño rechazado, al que le han prohibido ir a la excursión como los demás niños de su clase, como los "normales".

Tengo que explicar que, para mí, Sergio es un niño normal aunque, en realidad, no lo sea: es un niño empático e inteligente como pocos, de los que se quitan su chaqueta y se la ofrecen a su amigo si se dan cuenta de que tiene frío. Lo sé además porque le doy clase de inglés, junto a algunos otros amigos de mi hija, compañeros todos del colegio. En el sistema educativo actual, él, por sufrir el denominado Trastorno de Déficit de Atención, está catalogado como un niño con necesidades educativas especiales. Sin embargo, en mi clase, él es el que mejor se porta, quizás porque le quiero mucho y él me quiere a mí, y eso, él tan l…