Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2011

Rectifico, un libro no es un artículo caro

Pues sí, resulta que estaba equivocada. Pero el otro día, hablando sobre ello, me di cuenta de algo, fácil de ver, por otro lado: una cena en el Ginos cuesta 20 euros. Sobran las palabras.

¿Cuánta gente se ve involucrada en preparar una hamburguesa con patatas? Unas cuantas y todas igual de venerables que un escritor, un lector, un editor, un comercial, un impresor, un distribuidor y un librero. Quizás una novela tarde incluso menos en cocerse que en crecer lo suficiente un par de tomates, una cebolla, una ternera no muy grande y dos racimos de uvas para el Lambrusco. Pero en comer o cenar tranquilamente empleas tres horas, café incluido, y en leerte una novela de 450 páginas, al menos disfrutas una semana, a un ritmo de dos o tres horas diarias, con suerte. Así que, rectifico: una novela es barata y encima, la mayor parte de las veces no termina en el mismo sitio que los restos de una buena cena.

Perseverancia, perseverancia, perseverancia... y suerte

Hoy he conocido a mi editor favorito. El "mío" no es porque sea mi editor sino porque es mi favorito. Y desde hoy más. Y lo digo así porque puedo decir lo que prefiera sin caer en el peligro de hacer la pelota malamente: él no va a publicarme ni esa ni otras novelas, más que nada porque las dos novelas que he escrito hasta ahora y la que tengo entre manos son ligeramente cursis (hay amores y muertes) y encima en una de ellas aparece la guerra civil más los nazis, y en su opinión podrían ser betsellers, pero no aspirantes a ser publicadas en Caballo de Troya. Y la cuarta, Prométeme que serás feliz, ya no será cursi ni aparecerán nazis, pero no voy a poder terminarla antes de que este gran señor de la edición y la crítica en España decida dedicarse solo a leer para seguir siendo un desclasado pero no para encontrar nuevos valores de la narrativa española.

Pero me quedo contenta, porque he tenido la suerte de conocer a un editor de los de antes, de verdad, que teniendo la &quo…