Ir al contenido principal

La rebelión de la trama


Una de las partes que más me gusta en el proceso de creación de una novela es la de documentación. Es apasionante. No puedo creer la de cosas que desconozco incluso de mi propia historia, de mi historia más reciente; no digo ya de lo que no pasó aquí hace más de un siglo. Y es sorprendente. Y esa sorpresa me lleva a sumergirme cada vez más profundo en la documentación que, una vez absorbida, me sirve para recrear el mundo de mis personajes. Es como una cebolla: cuando quito una capa, hay otra igual de sabrosa que me lleva a la siguiente. Leo documentos reales, veo películas que recrean las épocas que me interesan, visiono documentales, escucho a los que vivieron allí en ese momento (si tengo la suerte de encontrar algún documento gráfico o escrito que recoja sus opiniones), observo fotografías y leo novelas relacionadas.

Podría tirarme más tiempo documentándome que escribiendo pero, en algún momento, cuando ya tengo cuadrada la trama o las subtramas, la historia que quiero contar se me revela del todo y entonces debo empezar a escribir.

Y ahí estoy: en este momento ya se me han rebelado y revelado los personajes y tengo que contar su historia. La suya propia, la que se entreteje con lo que he entresacado de las vidas de otros, de sus tiempos pasados y de sus sueños futuros, la que ya tengo escrita a grandes rasgos. Y os aseguro que me sirvió de mucho estudiar Informática porque me enseñaron a programar con un enfoque top-down: de lo más fácil a lo más complicado, de lo más general a lo más concreto. Y ese sistema sigo yo. Comienzo por un algoritmo que me marca los pasos globales, las variables son mis personajes, sus rasgos las propiedades, sus acciones las sentencias if-else y así, poco a poco, voy aproximándose a la que será mi nueva historia.

Estoy deseando escribirla. Y ya he encontrado el título. Esta vez, hablaré de igualdad. Qué poco original. Ya, pero no importa. Al fin y al cabo, por ahora escribo para mí misma y para algunos pocos fans incondicionales, así que puedo permitirme serlo.

Que paséis buena noche.
Amelia

Comentarios

  1. Buen retrato de todo lo que cobra vida en los rincones de la propia mente antes de unirse en ese maravilloso puzzle que acaba formando una novela.

    Tienes un seguidor ;)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Novela "Escrita en tu nombre": primer capítulo

Capítulo I


Por fin conseguí tocarlo. Qué duro, hacía tiempo que no tocaba nada tan duro. Tal y como me lo había imaginado la primera vez que lo vi aparecer con sus pantalones negros deliciosamente ajustados y su sudadera gris, ceñida de necesidad, por la destartalada puerta del gimnasio. Duro como una piedra pero con probabilidad homosexual, tan de moda últimamente. Eso pensé, aunque esa opinión no fuera propia de mí: Malena para quienes más me quieren, Magda para algunos durante demasiado tiempo, Magdalena según mi partida de nacimiento y solo yo para mí misma. Y es que hacía mucho que yo no era yo misma. Gracias por haberte encontrado aun después de tanto tiempo. Sí, gracias por permitirte sentir, al fin.
Debe de ser la placidez que me invade después de haberme acostado con él. Tiene que ser eso, la enajenación postcoito, la felicidad inmoral que transpira cada célula tras haber follado, como diría sin vacilar mi querida Laura. Hasta escritoras con premios Planeta emplean la palabr…

Reseña de la novela "Escrita en tu nombre"

Quizás el destino lleva a encontrarse a Malena, una mujer divorciada que descubre que puede ser amada, y a Omid, un iraní exiliado que descubre que puede amar. Pero él es demasiado perfecto para ser de ella y ella demasiado insegura para creerse de él. Y ambos viven atormentados: él porque siente que debía haber muerto cuando consiguió escapar de su país a través de la frontera con Turquía, durante la cruenta guerra contra Irak; ella porque cree que jamás podrá ser feliz. Y tal vez será de nuevo el destino el que demuestre su existencia cuando la vida de ambos parezca estar escrita en sus nombres.

Además de las suyas, en "Escrita en tu nombre" se narran otras historias de desengaños y segundas oportunidades, de superación y muchísima esperanza. En ellas se muestra a seres humanos rebelándose contra aquello a lo que parecen predestinados; luchando contra la sensación de que todo lo que son, sus elecciones, sus anhelos y hasta sus nombres, les encamina sin remedio hacia una s…

Lo subliterario y la literatura literaria

Ando yo investigando últimamente esto de la subliteratura. Resulta que la literatura emocional tiene una connotación entre los entendidos que a mí se me escapaba. Al parecer, he usado un término sin tener consciencia de todos los colores que evoca.
Según dice Umberto Eco en su obra «La estructura del mal gusto», el término peyorativo Kitsch o literatura de masas (según la wiki, el arte considerado como una copia inferior de un estilo existente) se define como «comunicación que tiende a la provocación del efecto». Hay que ver qué poco se diferencia de lo que yo consideraba literatura emocional y que proclamaba como una de las aristas de mi escritura. Por eso, he de delimitar exactamente la diferencia entre la literatura que yo deseo hacer y esta subliteratura que denostan los eruditos. Este tipo de publicaciones se asocian a la industria de la cultura, al consumo masivo. Y su clasificación y su crítica genera no poca controversia. Pero lo que a mí me interesa realmente es responder a …