lunes, 15 de agosto de 2011

La rebelión de la trama


Una de las partes que más me gusta en el proceso de creación de una novela es la de documentación. Es apasionante. No puedo creer la de cosas que desconozco incluso de mi propia historia, de mi historia más reciente; no digo ya de lo que no pasó aquí hace más de un siglo. Y es sorprendente. Y esa sorpresa me lleva a sumergirme cada vez más profundo en la documentación que, una vez absorbida, me sirve para recrear el mundo de mis personajes. Es como una cebolla: cuando quito una capa, hay otra igual de sabrosa que me lleva a la siguiente. Leo documentos reales, veo películas que recrean las épocas que me interesan, visiono documentales, escucho a los que vivieron allí en ese momento (si tengo la suerte de encontrar algún documento gráfico o escrito que recoja sus opiniones), observo fotografías y leo novelas relacionadas.

Podría tirarme más tiempo documentándome que escribiendo pero, en algún momento, cuando ya tengo cuadrada la trama o las subtramas, la historia que quiero contar se me revela del todo y entonces debo empezar a escribir.

Y ahí estoy: en este momento ya se me han rebelado y revelado los personajes y tengo que contar su historia. La suya propia, la que se entreteje con lo que he entresacado de las vidas de otros, de sus tiempos pasados y de sus sueños futuros, la que ya tengo escrita a grandes rasgos. Y os aseguro que me sirvió de mucho estudiar Informática porque me enseñaron a programar con un enfoque top-down: de lo más fácil a lo más complicado, de lo más general a lo más concreto. Y ese sistema sigo yo. Comienzo por un algoritmo que me marca los pasos globales, las variables son mis personajes, sus rasgos las propiedades, sus acciones las sentencias if-else y así, poco a poco, voy aproximándose a la que será mi nueva historia.

Estoy deseando escribirla. Y ya he encontrado el título. Esta vez, hablaré de igualdad. Qué poco original. Ya, pero no importa. Al fin y al cabo, por ahora escribo para mí misma y para algunos pocos fans incondicionales, así que puedo permitirme serlo.

Que paséis buena noche.
Amelia

1 comentario:

  1. Buen retrato de todo lo que cobra vida en los rincones de la propia mente antes de unirse en ese maravilloso puzzle que acaba formando una novela.

    Tienes un seguidor ;)

    ResponderEliminar

También puede interesarte:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...