Ir al contenido principal

Taller de escritura narrativa


Pues me lo pusieron en bandeja, sí, y me apunté. Resulta que la Universidad Carlos III realiza cursos de verano en el fabuloso Círculo de Bellas Artes y uno de ellos era de escritura narrativa y lo impartía uno de mis profesores, David Conte, de Teoría Literaria. Así que ya voy por mi segundo día. Y ya tengo conclusiones. La primera es que hay que escuchar la opinión de otros y conocer también su trabajo pero sobre todo, hay que tener la tuya propia y trabajar mucho sola, porque tu voz y tu tono y tu estilo son tuyos y de nadie más; la segunda es que, aunque me queda por aprender, sé más de lo que creía y que leer y releer sobre cómo se escribe buena literatura ayuda mucho a escribir. Pero resulta que mucho de lo que me cuentan, lo he leído ya y casi lo he interiorizado. Así que creo que voy por buen camino.

Ahora tengo una duda: se supone que existen mecanismos narrativos para atrapar al lector, para que le interese una historia, para formar un personaje, para llevar de la mano o no, para cerrar o no un final y para tantas y tantas cosas. Resulta que existe todo eso. Y entonces yo, como escritora, porque me siento ya tal aunque nadie me haya publicado aún, me planto ante un dilema cuando elijo mi siguiente tema y trama para mi siguiente novela, que anticipo que serán aquellos que me enganchen entre los cuatro o cinco que tengo en mente. Y ese dilema es este: ¿hago caso a los que aconsejan huir de los artificios y las herramientas para todo eso, que algunos asocian a la novela anquilosada, o a los miles de lectores que no saben nada de todas esas artimañas de que disponen los autores y solo buscan apasionarse con una historia y que les dejen llegar hasta el final sin decirles si lo que leen es bueno o malo? Porque leyendo a algunos críticos, da la sensación de que ambas cosas son incompatibles. Quizá sea que aún me queda mucho por aprender y por leer y por escribir. Pero, por ahora, por si acaso, voy a hacer una cosa: lo que me apetezca. Así que escribiré la historia que me pida el alma, que para eso existe, digo yo.

Y este es el enlace al curso de narrativa de la UC3M. Por si a alguno le interesa.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Novela "Escrita en tu nombre": primer capítulo

Capítulo I


Por fin conseguí tocarlo. Qué duro, hacía tiempo que no tocaba nada tan duro. Tal y como me lo había imaginado la primera vez que lo vi aparecer con sus pantalones negros deliciosamente ajustados y su sudadera gris, ceñida de necesidad, por la destartalada puerta del gimnasio. Duro como una piedra pero con probabilidad homosexual, tan de moda últimamente. Eso pensé, aunque esa opinión no fuera propia de mí: Malena para quienes más me quieren, Magda para algunos durante demasiado tiempo, Magdalena según mi partida de nacimiento y solo yo para mí misma. Y es que hacía mucho que yo no era yo misma. Gracias por haberte encontrado aun después de tanto tiempo. Sí, gracias por permitirte sentir, al fin.
Debe de ser la placidez que me invade después de haberme acostado con él. Tiene que ser eso, la enajenación postcoito, la felicidad inmoral que transpira cada célula tras haber follado, como diría sin vacilar mi querida Laura. Hasta escritoras con premios Planeta emplean la palabr…

Reseña de la novela "Escrita en tu nombre"

Quizás el destino lleva a encontrarse a Malena, una mujer divorciada que descubre que puede ser amada, y a Omid, un iraní exiliado que descubre que puede amar. Pero él es demasiado perfecto para ser de ella y ella demasiado insegura para creerse de él. Y ambos viven atormentados: él porque siente que debía haber muerto cuando consiguió escapar de su país a través de la frontera con Turquía, durante la cruenta guerra contra Irak; ella porque cree que jamás podrá ser feliz. Y tal vez será de nuevo el destino el que demuestre su existencia cuando la vida de ambos parezca estar escrita en sus nombres.

Además de las suyas, en "Escrita en tu nombre" se narran otras historias de desengaños y segundas oportunidades, de superación y muchísima esperanza. En ellas se muestra a seres humanos rebelándose contra aquello a lo que parecen predestinados; luchando contra la sensación de que todo lo que son, sus elecciones, sus anhelos y hasta sus nombres, les encamina sin remedio hacia una s…

Hoy he visto llorar a un niño con TDA

Salía de clase detrás de sus compañeros pero, a diferencia de ellos, él no llevaba puesto un mono de esquiar ni los mofletes rojos del sol ni el pelo enmarañado del aire frío de la sierra. Él llevaba puestas unas lágrimas claras y dolorosas de niño rechazado, al que le han prohibido ir a la excursión como los demás niños de su clase, como los "normales".

Tengo que explicar que, para mí, Sergio es un niño normal aunque, en realidad, no lo sea: es un niño empático e inteligente como pocos, de los que se quitan su chaqueta y se la ofrecen a su amigo si se dan cuenta de que tiene frío. Lo sé además porque le doy clase de inglés, junto a algunos otros amigos de mi hija, compañeros todos del colegio. En el sistema educativo actual, él, por sufrir el denominado Trastorno de Déficit de Atención, está catalogado como un niño con necesidades educativas especiales. Sin embargo, en mi clase, él es el que mejor se porta, quizás porque le quiero mucho y él me quiere a mí, y eso, él tan l…