Ir al contenido principal

Maldito subconsciente


No todos los escritores principiantes tienen mi suerte. No. Resulta que yo tengo un amigo, Rafael María Claudín (¡dios!, si hasta tiene nombre de poeta), que procede de una familia de literatos empedernidos, críticos literarios, guionistas, traductores, etc. Y más que ninguna otra cosa en el mundo, envidio eso, el llevar la literatura en los genes. Yo la llevo por ahí escondida, pero en los genes, genes, lo que se dice genes, no está. O no la busco bien. El caso es que él tiene la ingente amabilidad de escucharme cuando estoy ideando la trama de mis novelas y luego hasta me las corrige. Y no tengo que perseguirle demasiado, teniendo en cuenta que es una de las personas con más sobrinos y más amigos que conozco. Y siempre tiene una película, una novela, un argumento, una imagen concreta que me pueden servir de ayuda para mejorar lo que escribo, para seguir investigando. ¡ESCRIBE! le digo yo. Estás desaprovechado. Y él se ríe. Pero yo lo digo muy en serio. "Debes mostrar, no explicar", me dice a veces él al hablar sobre alguna escena de mis novelas. Y yo ya lo sé, pero lo sé porque lo he leído en alguno de esos fabulosos libros sobre teoría literaria, ficción, narrativa, etc. Pero él... él lo intuye. Y acierta.

Eso hay veces que me desanima. Leí mucho, muchísimo, desde que aprendí hasta que mis matrículas en matemáticas me llevaron a apartarme del camino. Debía haber hecho caso a mi profesora de Literatura de segundo de BUP, que se tiró de los pelos cuando le dije que me había ido a Ciencias Puras. "¿Tú? ¿A ciencias puras? Pero si lo tuyo son las letras. ¿Por qué no estudias filología y luego te haces profesora?". Luego torció la boca, resignada, y siguió a lo suyo. Supongo que ya estaba acostumbrada. Ella era adivina, pero yo no creía en magias. Y esos años los perdí para la literatura, hasta que me sentí asfixiada y me encontré por fin, y volví al redil de los que no pueden vivir sin ella. Pero ahora me pregunto: sin un subconsciente literario suficientemente rico, ¿se puede llegar a escribir una obra maestra? Mi amigo Rafa no me da la respuesta. "Eso debes demostrártelo tú, maja". Y en eso estoy.

A veces dudo, pero sigo en ello. Llenando con trabajo duro, empeño e ilusión mis lagunas. Y regalando cada vez que tengo ocasión un libro a mis mochuelos. Por si de mayores les da por escribir. Que su subconsciente esté nutrido de historias, de tramas, de estructuras. Porque, aunque no escriban, eso que habrán ganado.

Comentarios

  1. Mi profesora de ciencias se echó las manos a la cabeza cuando supo que iba a hacer letras puras. Pero, ¿qué más da eso? Cada quien sigue su camino y cada cosa que se encuentra antes o después le será útil, especialmente si acaba escribiendo. Ese gen literario que dices, que al final no es otra cosa que la educación que te transmiten, no es necesariamente bueno. A veces compensa más estar libre del peso de la Literatura para entrar en ella. Vamos, que no hay fórmulas, ni secretos, más allá de la propia capacidad, la voluntad y el tesón.
    Por cierto, te ha quedado muy elegante el blog.
    Rafa

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Rafa! ¡Me has encontrado! Pensé que estaba sola en el planeta web. Espero que no te moleste que te haya mencionado ni que no te haya contado había montado este tinglado. Me sirve para pensar en alto.

    Y no sé si tendrás razón o no, pero terminé de dar los últimos retoques a La pintora y ya he seguido con la tercera novela. Intenté dejarlo, pero fue imposible.

    Ciao,
    Amelia

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Novela "Escrita en tu nombre": primer capítulo

Capítulo I


Por fin conseguí tocarlo. Qué duro, hacía tiempo que no tocaba nada tan duro. Tal y como me lo había imaginado la primera vez que lo vi aparecer con sus pantalones negros deliciosamente ajustados y su sudadera gris, ceñida de necesidad, por la destartalada puerta del gimnasio. Duro como una piedra pero con probabilidad homosexual, tan de moda últimamente. Eso pensé, aunque esa opinión no fuera propia de mí: Malena para quienes más me quieren, Magda para algunos durante demasiado tiempo, Magdalena según mi partida de nacimiento y solo yo para mí misma. Y es que hacía mucho que yo no era yo misma. Gracias por haberte encontrado aun después de tanto tiempo. Sí, gracias por permitirte sentir, al fin.
Debe de ser la placidez que me invade después de haberme acostado con él. Tiene que ser eso, la enajenación postcoito, la felicidad inmoral que transpira cada célula tras haber follado, como diría sin vacilar mi querida Laura. Hasta escritoras con premios Planeta emplean la palabr…

Reseña de la novela "Escrita en tu nombre"

Quizás el destino lleva a encontrarse a Malena, una mujer divorciada que descubre que puede ser amada, y a Omid, un iraní exiliado que descubre que puede amar. Pero él es demasiado perfecto para ser de ella y ella demasiado insegura para creerse de él. Y ambos viven atormentados: él porque siente que debía haber muerto cuando consiguió escapar de su país a través de la frontera con Turquía, durante la cruenta guerra contra Irak; ella porque cree que jamás podrá ser feliz. Y tal vez será de nuevo el destino el que demuestre su existencia cuando la vida de ambos parezca estar escrita en sus nombres.

Además de las suyas, en "Escrita en tu nombre" se narran otras historias de desengaños y segundas oportunidades, de superación y muchísima esperanza. En ellas se muestra a seres humanos rebelándose contra aquello a lo que parecen predestinados; luchando contra la sensación de que todo lo que son, sus elecciones, sus anhelos y hasta sus nombres, les encamina sin remedio hacia una s…

Hoy he visto llorar a un niño con TDA

Salía de clase detrás de sus compañeros pero, a diferencia de ellos, él no llevaba puesto un mono de esquiar ni los mofletes rojos del sol ni el pelo enmarañado del aire frío de la sierra. Él llevaba puestas unas lágrimas claras y dolorosas de niño rechazado, al que le han prohibido ir a la excursión como los demás niños de su clase, como los "normales".

Tengo que explicar que, para mí, Sergio es un niño normal aunque, en realidad, no lo sea: es un niño empático e inteligente como pocos, de los que se quitan su chaqueta y se la ofrecen a su amigo si se dan cuenta de que tiene frío. Lo sé además porque le doy clase de inglés, junto a algunos otros amigos de mi hija, compañeros todos del colegio. En el sistema educativo actual, él, por sufrir el denominado Trastorno de Déficit de Atención, está catalogado como un niño con necesidades educativas especiales. Sin embargo, en mi clase, él es el que mejor se porta, quizás porque le quiero mucho y él me quiere a mí, y eso, él tan l…