Ir al contenido principal

La pintora de estrellas


He abandonado el blog durante unos meses. Pero tengo una excusa fabulosa: he terminado mi segunda novela. Aprovechando que la empresa con la que suelo trabajar ha decidido que los traductores pujemos a la baja por conseguir las traducciones que ofrecen, me entró una especie de congoja horrorosa por el camino que iba tomando el mundo y me encerré a trabajar en lo que realmente me apasiona: escribir.

Mi segunda novela se llama así, La pintora de estrellas, está inscrita con ese título en el Registro de la Propiedad Intelectual desde hace un mes y me ha proporcionado maravillosos momentos. Esta vez empecé con un plan concreto y no a la aventura como con la primera. Me leí el fantástico libro sobre escritura de guiones de McKee, me releí otros tantos de los que recomiendo a la derecha, dejé de ir a la Universidad más que un día a la semana, dejé a mis mochuelos con su padre (ya me han sustituido felizmente y yo me he hecho a la idea de que no son una prolongación más de mi propio cuerpo, como pensé en algún momento que eran) y me lancé a escribir un guión. En un finde de dormir cuatro horas, estaba hecho. He de decir que la historia la tenía ya en la cabeza hace años, antes de comenzar mi primera novela ya había escrito un relato con el desarrollo de esta y crear el guión fue facilísimo, solo me dejé llevar.

Y el resultado me encanta. Me gusta tanto, que ha conseguido que me salte una tercera novela que tenía en la cabeza y colaré la historia de uno de los personajes de esta, que tiene mucho que decir.

Ahora, mientras espero todavía la respuesta de varias editoriales a las que envié la primera, lo cual es un proceso accidentado y largo que requiere dosis ingentes de paciencia y humildad, de nuevo comienzo el periplo que me llevará a las islas de las editoriales, los agentes, los concursos, los desvelos; pero, esta vez sí, esta vez, a la vuelta de ese periplo emocionante y agotador, me encontraré con la respuesta de un editor que querrá publicar a una joven vieja autora. Es una intuición, quizás proveniente de la felicidad que me embarga desde el jueves, así, a lo tonto.

El movimiento 15 M requeriría todo un blog para ellos solos, pero tan solo les diré que tienen todo mi respeto y mi apoyo y espero que su ejemplo sirva de verdad para cambiar esta sociedad occidental que, de no darse por aludida, llegará a ser rápidamente la siguiente Roma.

Y sigo, he enviado mi segunda novela a un par de agentes literarios, ambos me gustan por igual, aunque no tengo demasiadas esperanzas. Para publicar ahora, hay que ser Nuria Roca, y yo no tengo el placer. Escribo bien, pero ya. Así que, esperaré a ver pero mientras, tengo un plan alternativo. Ya os lo contaré.

Por cierto, la foto la he traído del blog que indica ella misma (km329.blogspot.com). Es fabulosa.

Comentarios

  1. Felicitaciones por tu logro.
    Me interesa mucho acercarme a leer la novela, he leido las que para muchos son las mejores novelas históricas pero estoy dispuesto a seguir leyendo mas y mas.

    saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Novela "Escrita en tu nombre": primer capítulo

Capítulo I


Por fin conseguí tocarlo. Qué duro, hacía tiempo que no tocaba nada tan duro. Tal y como me lo había imaginado la primera vez que lo vi aparecer con sus pantalones negros deliciosamente ajustados y su sudadera gris, ceñida de necesidad, por la destartalada puerta del gimnasio. Duro como una piedra pero con probabilidad homosexual, tan de moda últimamente. Eso pensé, aunque esa opinión no fuera propia de mí: Malena para quienes más me quieren, Magda para algunos durante demasiado tiempo, Magdalena según mi partida de nacimiento y solo yo para mí misma. Y es que hacía mucho que yo no era yo misma. Gracias por haberte encontrado aun después de tanto tiempo. Sí, gracias por permitirte sentir, al fin.
Debe de ser la placidez que me invade después de haberme acostado con él. Tiene que ser eso, la enajenación postcoito, la felicidad inmoral que transpira cada célula tras haber follado, como diría sin vacilar mi querida Laura. Hasta escritoras con premios Planeta emplean la palabr…

Reseña de la novela "Escrita en tu nombre"

Quizás el destino lleva a encontrarse a Malena, una mujer divorciada que descubre que puede ser amada, y a Omid, un iraní exiliado que descubre que puede amar. Pero él es demasiado perfecto para ser de ella y ella demasiado insegura para creerse de él. Y ambos viven atormentados: él porque siente que debía haber muerto cuando consiguió escapar de su país a través de la frontera con Turquía, durante la cruenta guerra contra Irak; ella porque cree que jamás podrá ser feliz. Y tal vez será de nuevo el destino el que demuestre su existencia cuando la vida de ambos parezca estar escrita en sus nombres.

Además de las suyas, en "Escrita en tu nombre" se narran otras historias de desengaños y segundas oportunidades, de superación y muchísima esperanza. En ellas se muestra a seres humanos rebelándose contra aquello a lo que parecen predestinados; luchando contra la sensación de que todo lo que son, sus elecciones, sus anhelos y hasta sus nombres, les encamina sin remedio hacia una s…

Lo subliterario y la literatura literaria

Ando yo investigando últimamente esto de la subliteratura. Resulta que la literatura emocional tiene una connotación entre los entendidos que a mí se me escapaba. Al parecer, he usado un término sin tener consciencia de todos los colores que evoca.
Según dice Umberto Eco en su obra «La estructura del mal gusto», el término peyorativo Kitsch o literatura de masas (según la wiki, el arte considerado como una copia inferior de un estilo existente) se define como «comunicación que tiende a la provocación del efecto». Hay que ver qué poco se diferencia de lo que yo consideraba literatura emocional y que proclamaba como una de las aristas de mi escritura. Por eso, he de delimitar exactamente la diferencia entre la literatura que yo deseo hacer y esta subliteratura que denostan los eruditos. Este tipo de publicaciones se asocian a la industria de la cultura, al consumo masivo. Y su clasificación y su crítica genera no poca controversia. Pero lo que a mí me interesa realmente es responder a …