Ir al contenido principal

Persépolis, Marian Satrapi



Persépolis es una película que habla en nombre de los miles de iraníes que aún hoy viven alejados de un país que aman, que aún aman y que amarán siempre, y al que la mayoría, al igual que la protagonista, seguramente nunca volverán para quedarse. Aman el lugar donde nacieron, su ciudad, sus montañas, sus desiertos, sus ríos… aman el país que se vieron obligados a abandonar, pero es improbable que puedan volver a vivir en él, porque su idiosincrasia no les permitirá regresar mientras siga gobernado por los ayatolás.
El novedoso formato de la película, que se desarrolla en forma de cómic, igual que la serie de álbumes de historietas homónima en que se basa, consigue expresar mejor que cualquier otro su nostalgia, su tristeza, su impotencia, la desesperanza de estas personas apartadas brutalmente de su entorno natal. Es la suya una resignación exiliada en blanco y negro, colores que se utilizan casi de forma única en las ilustraciones que componen el filme, y que, paradójicamente, se sirve en cambio de la representación del paisaje y del medio geográfico en gran medida como vehículo para expresarse.

Y a quiénes se debe y cuál es su difusión
Persépolis fue dirigida por Vincent Paronnaud y Marjane Satrapi, quienes también realizaron el guión; se estrenó en 2007 en Francia y Estados Unidos; y su producción corrió a cargo de 2.4.7. Films, France 3 Cinéma. La guionista *es asimismo la autora y protagonista de la obra autobiográfica en la que se fundamenta, que está compuesta por una serie de cuatro álbumes de cómics publicados entre 2000 y 2003. Los libros fueron galardonados con numerosos premios internacionales, entre los que se hallan el Prix du Lion, de Bélgica (2000), o el Premio Harvey a la mejor obra extranjera, de Estados Unidos (2004).
La película a su vez tiene en su haber una candidatura de la Palma de Oro y consiguió el Premio del jurado en el Festival de Cannes de 2007. También obtuvo el Premio especial del jurado en el Festival Internacional de Cine Cinemanila y, en 2008, fue candidata a Mejor película animada en la Entrega de los Oscar.

Y cuál es su desarrollo
Marjane Satrapi nació y vivió en Irán en la época en la que se desarrolla el filme, y utiliza sus propias vivencias para relatar los acontecimientos que tuvieron lugar en ese país en las tres últimas décadas del siglo XX.
En una primera etapa, una Marji de diez años relata cómo el padre del sha reinante en ese momento instauró, apoyado por los ingleses, una dictadura que con el tiempo consiguió modernizar Irán a costa de venderse a los intereses económicos de las potencias occidentales. Continúa explicando las diferentes corrientes políticas que convivían en esa época en su país así como la oposición existente entre un sector de la sociedad iraní a la política del sha de Persia. y cómo esta resistencia va haciéndose cada vez mayor hasta que el sha huye del país y se hace con el gobierno un nuevo régimen republicano y pro-islámico, encabezado por el ayatolá Jomeini, que ocupa el vacío de poder propiciado por una revuelta proletaria sin dirigentes claros. Para ello, la protagonista utiliza el testimonio y las experiencias de sus familiares y la perspectiva de sus padres, de ideología progresista y partidarios de un islamismo más moderado. Marji es una niña inquieta, inteligente y rebelde, que sueña con convertirse en un nuevo profeta y que deja de creer en dios cuando su tío, de ideología marxista-leninista, es encarcelado y posteriormente asesinado.
Un año después de la huida del sha, estalla la guerra con Irak, que aprovechan los insurgentes para asesinar a los antiguos adversarios del gobierno monárquico, que también podrían serlo de este nuevo por idénticas razones, y para implantar un gobierno fundamentalista y esencialmente represivo. Los varones son obligados a incorporarse a filas al cumplir los 18 años y desde todos los medios se les anima a ello; la sociedad se divide entre partidarios y detractores del nuevo poder instaurado, fieles y opositores al nuevo régimen; y hasta los propios vecinos actúan como espías al servicio de los nuevos dirigentes.
En el transcurso de la guerra, los bombardeos se intensifican y llegan a Teherán. La represión es cada vez mayor y surge el mercado negro que trae las novedades del exterior, ansiadas entre una clase alta que poco tiempo antes disfrutaba de la prosperidad económica y de un modo occidentalizado de vida, de la que forma parte la familia de la protagonista. Los jóvenes que disponen de medios huyen a través de las fronteras arriesgando su vida. Eran niños iraníes de catorce y quince años que, si tuvieron suerte, se refugiaron en países donde rehicieron sus vidas y que en muy pocos casos han regresado a Irán.
La Marji niña crece y con ella su rebeldía, que su juventud e inexperiencia no hacen sino acrecentar debido a la ignorancia de las consecuencias que le puede acarrear, pero sus padres sí son conscientes del peligro. La represión ejercida por el gobierno islámico es brutal y extiende sus redes hasta el punto en que juzgan necesario sacar a la niña díscola que no ve el tremendo riesgo al que sus acciones le exponen.
El ejemplo que se exhibe en la película es palmario: una joven amiga de la familia es encarcelada y asesinada, y dado que la Ley musulmana prohíbe matar a las vírgenes, se soluciona el problema casándola previamente con el que, tras desvirgarla, se convertirá en su verdugo. Este hecho atemoriza a los padres de Marji hasta el punto de que la obligan a instalarse en Viena y a continuar allí sus estudios.
En esta nueva etapa, la joven entra en contacto con los movimientos europeos más revolucionarios, vive el rechazo y la curiosidad que despierta en su nuevo entorno, mientras se convierte en una mujer y, cuando se ve incapaz de soportar la soledad, decide renunciar a la libertad que le brinda Europa y regresa a Irán, donde se vuelve a poner el pañuelo que le oprime la frente y el alma, y que soporta a duras penas. Por ello, llega a sufrir una grave depresión que únicamente consigue superar cuando vuelve a ver a un amigo de la infancia quien, tras haber luchado en la guerra, regresa sentado para siempre en una silla de ruedas. Marji sale entonces de su letargo y estudia Bellas Artes en la Universidad, de forma cercenada dadas las limitaciones impuestas por la aplicación del Islam que impide, por ejemplo, exhibir el cuerpo humano.
Poco tiempo después se casa, asfixiada por la represión que ejerce el gobierno sobre las mujeres pero, tras el accidente que sufre un amigo suyo en una de las fiestas clandestinas que abundan para relacionarse y que termina con su muerte, se siente más oprimida todavía y ello la lleva a divorciarse y a salir de nuevo de su país camino de París, donde se instalará definitivamente.

Y cuál es su contexto político
El Irán de la década de 1970 estaba gobernado por una dictadura que en 1953 había vuelto a ascender al poder mediante un golpe de estado que derrocó al gobierno democrático de Mohammad Mosaddeq. Esta forma de estado estaba dirigida por el sha de Irán, Mohammad Reza Pahlevi. Con la política denominada "revolución blanca" el sha había intentado modernizar el país utilizando para ello la riqueza derivada del petróleo y la ayuda de potencias extranjeras con intereses en la zona. Irán era en cierto modo un estado laicista donde el oro negro había permitido la aparición de una clase proletaria muy amplia. Pero también se produjeron graves desajustes sociales, la inflación aumentó y se llevaron a cabo ajustes económicos que disminuyeron la expansión industrial, lo que supuso el despido de muchos trabajadores, la rebaja de los salarios y la irrupción de revueltas.
A principios de 1977 se empezaron a escuchas protestas que pedían mayor libertad. El denominado viernes negro, en septiembre de 1978, el ejército asesinó a miles de manifestantes en Teherán. Las huelgas se sucedieron entre los diferentes sectores de la población, con los trabajadores del petróleo a la cabeza: su huelga de treinta días paralizó el país y supuso un grave golpe para la economía. Mientras, la clase dominante preparaba el exilio. La familia del sha saqueó las arcas del estado enviando miles de millones a cuentas del extranjero y huyó a Estados Unidos. Grupos de ciudadanos enfurecidos atacaron las embajadas de Estados Unidos y Gran Bretaña, y quemaron sus banderas. El sha perdió el apoyo de todos los sectores de la sociedad. Su figura se convirtió en el símbolo del régimen y de la represión sangrienta del Savak, su brazo represor.
Finalmente, el ejército se dividió, los soldados iraníes se negaban a disparar contra los manifestantes, y dejó de obedecer ciegamente y sin reparos al sha, quien terminó huyendo a Egipto. La presión del pueblo había acabado con un sistema apoyado en un poderoso ejército que tenía el respaldo de países como Estados Unidos.
En este escenario regresó Jomeini a Irán en febrero de 1979. Aún sin haber participado en el derrocamiento del sha, sólo tuvo que aprovechar el vacío de poder. Consiguió el apoyo de una parte del ejército que quería volver a instaurar el control sobre las masas. Después de aplastar a los partidarios del monarca, Jomeini nombró primer ministro a Bazargan y a partir de ahí comenzó una política que pretendía terminar con los promotores del cambio y reafirmar los cimientos del nuevo estado. Aquellos que se consideraban de izquierdas se pusieron de parte de los mullahs, los miembros del clero chií dirigido por los ayatolás, o del Frente Nacional, el partido del gobierno, pero no se propició una política que colocara a la clase obrera responsable del cambio al mando del poder.
Ello dejó el paso libre a los mullahs y a Jomeini, que aprovecharon la circunstancia y aplastaron con mano de hierro el movimiento independiente de la clase obrera sirviéndose de los estratos más ignorantes y manejables de la sociedad, que colocaron a la cabeza de sus aparatos de represión contra el resto del pueblo y que les ayudaron a afirmar su poder.
Sin embargo, en cuanto la revolución obrera se apaciguó, los clérigos utilizaron todos los medios a su alcance para acabar con el movimiento de masas. Dados los antecedentes, la opresión fue brutal.

Y qué me hace pensar y por qué hablo de Persépolis
Persépolis es la historia de una esperanza truncada. La rebelión del pueblo contra la política del sha, que había derrocado al gobierno democrático hacía más de veinte años y que se mantenía con el apoyo de intereses occidentales, había logrado expulsar del poder al heredero de la dinastía Pahlevi. Pero la masa del proletariado descontento no tenía a la cabeza unos dirigentes destacados que propiciaran el cambio democrático que propugnaban y sus esfuerzos fueron aprovechados por la clase religiosa, que logró instaurar una forma de poder mucho más represivo y fundamentalista de lo que se había vivido hasta el momento.
Cuando el sha Reza Pahlevi huyó a Egipto, dejó el paso libre al ayatolá Jomeini, que aprovechó las circunstancias para ponerse al frente de un gobierno vacío. A partir de entonces se conjugaron varias condiciones que posibilitaron el triunfo del nuevo gobierno: el apoyo de una parte del ejército que pretendía reinstaurar el antiguo orden con nuevos cabecillas, contrario a un movimiento revolucionario que no les gustaba y que se oponía tanto a los partidarios del sha como a los que consiguieron derrocarlo; la falta de liderazgo y de una ideología clara que permitiera a las clases más instruidas del proletariado tomar las riendas del poder; y la religiosidad de un estrato de la sociedad, procedente de las capas más bajas, que seguía a los mullah y que fue utilizado en la represión que se ejercía sobre quienes propiciaron el derrocamiento del monarca exiliado y también sobre sus partidarios, y que fue colocado en puestos estratégicos para controlar a quienes antes se consideraban socialmente superiores.
Además de estos factores, la guerra contra Irak favoreció el afianzamiento del régimen republicano y facilitó la conculcación de los derechos civiles de la población iraní de un modo que la forma de vida desarrollada con el antiguo sha en comparación se podía considerar como casi soberana. Frente a la represión ejercida por el nuevo régimen religioso, los métodos coercitivos de la policía política del sha, la Savak, no parecían tan atroces.
Los esfuerzos por conseguir una sociedad más libre habían sido en balde. Las consecuencias sociales fueron las que se denuncian en la película. Y el trasfondo de todo es el oro negro. La riqueza petrolífera y la abundancia de gas iraní marcaron la historia del país en el siglo XX y lo siguen haciendo en el XXI.
Marjane Satrapi utiliza esta película como vehículo para seguir siendo rebelde. Y lo hace de un modo que favorece la captación de su mensaje. El formato novedoso de la obra es el responsable de que su testimonio cale más hondo. La artista se sigue rebelando contra la imposibilidad de volver a su país. Quiere demostrar al mundo que su historia podía haber sido otra. Desea seguir los consejos de su abuela, que desempeña un papel principal en la película, una mujer instruida e inteligente, liberal, y sobre todo, íntegra. En mi opinión, lo consigue.
La serie de cómics y la película han sido prohibidas en Irán. El gobierno iraní sigue manteniendo la misma actitud que ambas denuncian, al menos en lo que respecta a la situación de las mujeres. En el país de Persépolis, ellas ven conculcados sus derechos sistemáticamente. No pueden ser jueces; en los tribunales, su testimonio no tiene el mismo valor que el de un hombre. Si se divorcian sólo mantienen la custodia de los hijos durante un tiempo. Si desean trabajar, deben pedir permiso a su marido. Matar a una mujer cuesta la mitad que a un hombre, en un país donde se ha de pagar a los familiares del muerto.
Toda esta discriminación la fundamenta el gobierno iraní en el Islam. Según la enciclopedia Wikipedia --que no es un medio muy apropiado donde buscar información verídica y contrastada pero que en este caso acierta y me sirve para el hilo de la argumentación--, “La palabra Islām, de la raíz trilítera s-l-m, deriva del verbo árabe aslama, que significa literalmente, “aceptar, rendirse o someterse”. Así, el Islam representa la aceptación y sometimiento ante Dios y la interpretación que de su dogma hace el gobierno iraní le sirve para seguir perjudicando a la mujer y relegarla a un papel secundario dentro de la sociedad.
Para finalizar, creo que es importante recordar lo que la protagonista no muestra en Persépolis. Por un lado, hubo muchos otros niños que intentaron huir de la guerra. A escondidas, sin despedirse de familiares ni amigos para no despertar sospechas entre quienes ejercían de espías para el nuevo régimen, y con el estómago y el espíritu encogidos, arriesgaron sus vidas para llegar a otros países donde las rehicieron, en el mejor de los casos, cuando el ejército iraní o turco no les sorprendió, y dispusieron de las fuerzas y los recursos.
Pero, por otro lado, además de estos fugitivos que huían de la guerra o de la represión, tuvieran la fortuna o no de llegar a su nuevo destino, hubo otros muchos que, ya fuera porque la propaganda religiosa ejercida para reclutarles como soldados del Islam tuviera éxito o porque carecieran de los medios económicos de los que la protagonista sí disfrutó, no pudieron salir de la trampa. Algunos de ellos son los que forman las estadísticas de muertos de la guerra irano-iraquí y de los miles de asesinatos cometidos entonces y que se siguen cometiendo ahora en Irán. Ellos no tuvieron tanta suerte como Marjie.

Por cierto, muy recomendable para evitar actitudes eurocentristas y aprender a entender al otro el libro El desajuste del mundo, de Amin Malouf.
Un abrazo
(La imagen es de Windows)

Comentarios

  1. Hola, por favor me puedes decir el significado de la palabra PERSEPOLIS, gracias

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Novela "Escrita en tu nombre": primer capítulo

Capítulo I


Por fin conseguí tocarlo. Qué duro, hacía tiempo que no tocaba nada tan duro. Tal y como me lo había imaginado la primera vez que lo vi aparecer con sus pantalones negros deliciosamente ajustados y su sudadera gris, ceñida de necesidad, por la destartalada puerta del gimnasio. Duro como una piedra pero con probabilidad homosexual, tan de moda últimamente. Eso pensé, aunque esa opinión no fuera propia de mí: Malena para quienes más me quieren, Magda para algunos durante demasiado tiempo, Magdalena según mi partida de nacimiento y solo yo para mí misma. Y es que hacía mucho que yo no era yo misma. Gracias por haberte encontrado aun después de tanto tiempo. Sí, gracias por permitirte sentir, al fin.
Debe de ser la placidez que me invade después de haberme acostado con él. Tiene que ser eso, la enajenación postcoito, la felicidad inmoral que transpira cada célula tras haber follado, como diría sin vacilar mi querida Laura. Hasta escritoras con premios Planeta emplean la palabr…

Reseña de la novela "Escrita en tu nombre"

Quizás el destino lleva a encontrarse a Malena, una mujer divorciada que descubre que puede ser amada, y a Omid, un iraní exiliado que descubre que puede amar. Pero él es demasiado perfecto para ser de ella y ella demasiado insegura para creerse de él. Y ambos viven atormentados: él porque siente que debía haber muerto cuando consiguió escapar de su país a través de la frontera con Turquía, durante la cruenta guerra contra Irak; ella porque cree que jamás podrá ser feliz. Y tal vez será de nuevo el destino el que demuestre su existencia cuando la vida de ambos parezca estar escrita en sus nombres.

Además de las suyas, en "Escrita en tu nombre" se narran otras historias de desengaños y segundas oportunidades, de superación y muchísima esperanza. En ellas se muestra a seres humanos rebelándose contra aquello a lo que parecen predestinados; luchando contra la sensación de que todo lo que son, sus elecciones, sus anhelos y hasta sus nombres, les encamina sin remedio hacia una s…

Lo subliterario y la literatura literaria

Ando yo investigando últimamente esto de la subliteratura. Resulta que la literatura emocional tiene una connotación entre los entendidos que a mí se me escapaba. Al parecer, he usado un término sin tener consciencia de todos los colores que evoca.
Según dice Umberto Eco en su obra «La estructura del mal gusto», el término peyorativo Kitsch o literatura de masas (según la wiki, el arte considerado como una copia inferior de un estilo existente) se define como «comunicación que tiende a la provocación del efecto». Hay que ver qué poco se diferencia de lo que yo consideraba literatura emocional y que proclamaba como una de las aristas de mi escritura. Por eso, he de delimitar exactamente la diferencia entre la literatura que yo deseo hacer y esta subliteratura que denostan los eruditos. Este tipo de publicaciones se asocian a la industria de la cultura, al consumo masivo. Y su clasificación y su crítica genera no poca controversia. Pero lo que a mí me interesa realmente es responder a …